eldiario.es

Menú

En menos de dos horas se va y viene de Canaria a Fuerteventura

- PUBLICIDAD -
II Jornadas de Arquitectura y Cooperación al desarrollo todos con el Womad | Raudel Mesa

II Jornadas de Arquitectura y Cooperación al desarrollo todos con el Womad | Raudel Mesa

En 1994 llegó a las Salinas del Carmen en Fuerteventura la primera patera que, desde el Sahara y guiada  por la luz del Faro de la Entallada,  tardó algo menos de 24 horas en  navegar los 90 kilómetros de distancia. Entonces se inició el amplio fenómeno de la emigración a través de  una frontera que, como un nuevo Río Grande atlántico, fluye dramáticamente entre Canarias y el África occidental. Al mismo tiempo el  multiculturalismo y la interculturalidad encontró en el festival Womad (1993-2011) su cabeza visible en Las Palmas de Gran Canaria y fue referencia de identidad pues la ciudadanía (unos 130.000 asistentes en el 2005 según la Sociedad General de Autores) así lo reconoció. Esta nueva identidad se construyó desde  la ciudad y las islas pero con una distinta dimensión, el encuentro con el otro cultural y social que reside aquí y donde la Casa de África en Las Palmas (2007) juega un papel relevante.

En la actualidad vivimos la transición desde una sociedad de masas a otra de alcance planetario, al tiempo que nuestra contemporaneidad es multicultural y cada vez más hetereogénea y mestiza. Es probable que la exposición Objetos de paz en el Almacén de Arrecife, apadrinada por César Manrique a principio de la década de los ochenta, marcara el inicio de una nueva relación con los saharauis. Poco después de la exposición Les Magiciens de la Terre del Centro George Pompidou de París (1989),  el Centro Atlántico de Arte Moderno se unió a ese tipo de exposiciones donde los debates multiculturales    fueron  introducidos en la producción del arte contemporáneo. Me refiero a África hoy (1991); Otro país. Escalas africanas (1994). Más tarde se añadieron otras exposiciones como Multicultural en el Ateneo de La Laguna (2002) con artistas de Canarias y Senegal,   Espacios Mestizos (Osorio. Teror, 2003) y Olvida   quien soy (CAAM, 2006) con 14 artistas sudafricanos en la diáspora o que viven allí y, por último, el Centro Juan Ismael (Puerto del Rosario) colgó  en Desvelos (2008) fotografías de la camerunense Angele Etoundi que habían organizado Casa África y el TEA (Santa Cruz de Tenerife).

Como verán sólo trato de contextualizar el festival Womad con una de las líneas centrales del debate cultural y expositivo en las islas donde el encuentro con el “otro-a” es condición esencial. En tal sentido si Cruce de colecciones,  la exposición que en este año conmemora los 25 años del CAAM, retoma el diálogo de la tricontinentalidad con obras de Europa, Iberoamérica y África y que, en especial,  siguió la revista Atlántica centrada en el arte africano y latinoamericano, no se entiende por qué  se desgaja el festival de las “músicas del mundo” del marco teórico, artístico y expositivo multicultural que, como se sabe, también es maayor de edad.

Ahora a esta heterogeneidad cultural de los festivales de noviembre se une la protección del océano y su biodiversidad frente al acoso de las petroleras. Así se dirige a Gran Tarajal (Fuerteventura) con un saludo de los participantes de las II Jornadas de Arquitectura y Cooperación al Desarrollo (E.T.S. de Arquitectura, 2012).

"algunos provenimos del durazno y la uva

otros vienen del mango y del mamey

y sin embargo vamos a encontrarnos

en la indócil naranja universal"

Mario Benedetti. La casa y el ladrillo

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha