eldiario.es

Menú

El independentismo, madre

- PUBLICIDAD -

Muy libre es el matutino de expresar filias y fobias y de disparatar alegrándonos la vida con sus alardes de ignorancia. Sólo me interesa lo del indepentismo por cuestión de rigor histórico. La independencia de Canarias no deja de ser, a mi entender, una opción. No es la mía, pero entiendo muy bien que sea la de otros; cada cual con sus razones y sus expectativas.

Por eso, lo que me llama la atención no son las proclamas irredentistas en sí sino la procedencia social de varios de los personajes que acaban de levantar la bandera de la libertad, nada menos. Sobre todo porque aseguran hacerlo por respeto a sus antepasados guanches sin pararse a considerar que también descienden de quienes vinieron a masacrarlos y de quienes persiguieron a Secundino Delgado.

Con todo, lo chocante de verdad es que algunos de los que reclaman la libertad pertenecen a la misma clase social santacrucera históricamente apegada a los capitanes generales; tanto durante la larga etapa en que encarnaron el poder personal autoritario a la cabeza del régimen militar establecido en las islas, como después, cuando ejercieron de cabeza principal de la represión franquista. Tan identificados estuvieron que la misma clase política de la que han surgido estos neoindependentistas (no confundir con los de toda la vida) es la que se ha opuesto siempre a que desaparezcan de Santa Cruz las numerosas referencias urbanas, monumentos incluidos, a la dictadura.

Conste, para terminar, que por mí pueden hacer de su capa un sayo, faltaría más. Si me ocupo del esperpento es por la misma curiosidad de saber cómo se fabrica, de ahora para después, un independentista de salón y porque conviene precisar el origen de estas movidas, más que nada para dejar claro que cuanto tienen de frivolidades de señoritos ociosos y/o en apuros, que todo pudiera ser. Seguro que cuando caigan en la cuenta de que tras la independencia no podrán publicitar los Carnavales como "los mejores de Europa" se lo piensan mejor. Son como niños; pesados y majaderos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha