eldiario.es

Menú

La insignificancia política

- PUBLICIDAD -

Repito que los gobiernos no son entes de beneficencia y que sobre la asignación de cada euro pesan las presiones; desde conveniencias partidistas y electorales y los clientelismos, que haberlos, háylos, hasta la habilidad de los políticos autonómicos para persuadir o poner en el disparadero al Gobierno. Como ocurre con todo en la vida: a quien no sabe moverse se lo lleva la marea. Si nos exigen que arrejundemos en nuestros trabajos y nos despiden si no lo hacemos, no veo por qué no exigir resultados de los políticos que pagamos. No niego, como dice un lector cogiendo el rábano por las hojas, su derecho a reclamar sino que se trata de exigirles que trabajen para conseguir lo que sealo; que al menos le dediquen el tiempo que les deje libre la gestión de los asuntos de sus empresarios favoritos. No es trabajar bien, por ejemplo, hacer doctrina bajo Aznar de que CC ha de alinearse siempre con quien mande en Madrid en cada momento y cambiar de criterio para aliarse ahora con Rajoy. Está bien que cada oveja vaya con la pareja de su agrado; muy mal, oye, engañar a quienes deseaban ser engañados con un pragmatismo que abandonó en cuanto cambiaron los vientos. El pecado, quiero decir, no es la querencia pepera de CC sino que la disfrazara de un pragmatismo ya de por sí vergonzoso en su mismo enunciado; hasta que, por último, tuvo que quitarse la careta. Ha sido un comportamiento de chafalmejas que resta a los canarios la credibilidad necesaria para ser tomados en serio y que acentúa la precariedad del Gobierno paulinés que, para más inri, tiene de vicepresidente a Soria, cuestionado por la cúpula de su propio partido tras el fracaso electoral; el que nunca existió, según los soriásicos. No creo que estos presupuestos sean los mejores desde los tiempos en que Fernando Guanarteme fue a Calatayud a que lo bautizaran. Eso dice el PSC que convierte el hecho objetivo de unos números en asunto de fe según filias y fobias. Debe recordársele a los psocialistas que ellos son la otra parte responsable de la insignificancia política canaria.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha