eldiario.es

Menú

El insoportable hedor de la política canaria

- PUBLICIDAD -

Todo nació en el despacho de la Consejera de la Sanidad Canaria, que hizo que se publicara en el "libro gordo de petete": el BOCAC, las Bases del concurso para la adjudicación del Servicio de Hemodiálisis de los Centros Asistenciales Dr. Negrín de Las Palmas y el Molina Orosa de Arrecife. Como quiera que el montante del concurso, llamara poderosamente la atención; los sesudos trabajadores de los medios de comunicación, se pusieron a la tarea de rastrear todo el "papeleo". Y ¡¡Albricias!! El concurso pintaba a gol por toda la escuadra. La empresa Sangre Vital, era de reciente constitución, aprovechando ese slogan de la Cámara de Comercio que nos viene a decir. "monte usted su empresa en una hora", y así nació Lifelblood, en cuyo Consejo de Administración, figuran los primos, sobrinos y demás familia, de los habituales amigos de mesa y mantel de un aventajado alumno de aquel Ministro de Felipe González, de apellido Solchaga, y, que en su día dijera: Que pena de cabeza, puesta al servicio del empresariado más conservador.

Como si de una avalancha se tratase, la "bola" ha ido creciendo de tal forma, que hasta el pie de nuestro icono: "El Teide" se ha echado a temblar; y las aguas han inundado nuestra Ciudad Jardín y el municipio de Santa Brígida, dejando "incomunicado" el Palacete de Presidencia, y el chalet del aventajado alumno, vecino de una joven promesa de la política municipal.

Ante tamaño atrevimiento de unos irresponsables "voceros" y "junta letras" el equipo de chapas se ha puesto a entrenar, tejiendo una tupida tela elaborada por las venenosas arañas que guardan en sus cofrecitos en las Cajas Fuertes, alejadas de las indiscretas miradas del Fisco, con objeto de que todo el que se acerque muera, fruto de la fatídica picadura del venenoso arácnido. Expertos en movimiento de tierra, han provocado un socavón, con la "sana" intención de que todo el que se acerque demasiado a la trama, sea engullido, sin distinción de sexo, profesión o cargo político; todo en aras de preservar la estirpe que con los años a proliferado en el entorno de la clase política canaria.

Si el malogrado Orsson Welles, aún viviese entre nosotros, este affair, puesto en sus manos, se convertiría en un film de suspense, que podría optar a más de un Oscar de esa Academia que tanto enorgullece a nuestros vecinos al otro lado del Atlántico; y que con inusitada avidez, los canarios, llenaríamos la salas cinematográficas, para conocer de primera mano, a los actores, actrices y secundarios, que han hecho posible que un Servicio de Salud, les haya servido de "trama" para engordar, sus ya rebosantes arcas, no declaradas, si la justicia no lo remedia.

Antonio Ortega Santana

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha