eldiario.es

Menú

En la línea de flotación por José Maria Garrido

- PUBLICIDAD -

En el supuesto que gane la Derecha con tan "sólidos" argumentos, la conclusión a la que llegamos es que el progresismo en este país desaparecerá por una larga temporada, pues la caverna se ocupara con todos los medios a su alcance, que no son pocos, de desvirtuar el esfuerzo que ha venido haciendo el país para equipararse a cualquier nación europea. Creemos que es el momento de defender España, pero la España moderna, democrática, progresista, con importantes avances sociales, no la España que nos encontramos en la Transición, infestada de tics conservadores que fue necesario superar. Prestarle todo el apoyo y luchar políticamente para desterrar para siempre cualquier movimiento que tienda hacia las etapas del rancio conservadurismo español, del que tan despectivamente ha estado hablando Europa por años, al no entender que aquí, el franquismo fuese una opción política cierta, aunque para ello sus representantes se viesen obligados a mantener una doble dialéctica, una ante la España vieja y maltratada en la que continuaban el discurso de los valores eternos y demás monsergas de etapas anteriores y otra ante la Europa democrática en la que tenían que aparentar que ellos eran progresistas modernos y aceptaban las reglas de la Comunidad Europea.

El problema en España, bajo nuestro punto de vista es otro bien diferente a la valoración nacional e internacional que se esta haciendo sobre el problema de abordar la crisis. La realidad es que el partido en la oposición, la derecha pura y franquista esta liderada por un curioso personaje que lo primero que se permitió manifestar cuando fue elegido líder de su grupo, que su partido seria un ejemplo, con mayúsculas, para el partido en el Poder, los Socialistas, que eran una colección de corruptos y que ellos en sus filas no permitirían el mas mínimo exceso en ese sentido.

Pues bien, resulta que se han tenido que comer sus propios discursos, pues tienen un tomate de corrupción de tal calibre que esta supurando miserias por toda la geografía del país. El caso Gürtel tiene en garganta a toda la cúpula del Partido Popular que precisa de elecciones anticipadas con el fin de frenar el proceso judicial que se llevara por delante lo mas florido de los dirigentes del partido, y que aun, digamos, esta verde, pues el proceso es de una dimensión que abarca capítulos enteros de delitos tipificados en el Código Penal.

Esa es la razón por la que los estrategas del dicho partido, están intentando por todos los medios crear un permanente clima de alarma en el país solicitando nuevas elecciones con objeto de dilatar el Juicio del que casi con seguridad será el proceso mas sucio y denso habido en la Democracia, y sobre todo, porque sus argumentos serán que todos son muy buenos chicos y es posible que cometiesen algún pecadillo sin mala intención. Esa será toda la argumentación que podrán presentar, esta colección de Maquiavelos de vía estrecha, aparte de la ya habitual de no conocer a los imputados, con los que nadie del PP tenia relación.

Por ello han lanzado sus últimos torpedos a la democracia y al partido en el Gobierno, con el fin de hundir una opción política, que hoy por hoy, ha sido la única que nos ha intentado situar con sus políticas sociales en una línea de aproximación de la Europa moderna. En cuanto a la crisis, es evidente que es un problema global que afecta a toda la Unión, pero estos voceros del catastrofismo sostienen que España es el único país afectado por la crisis. La falsedad y la mentira siguen siendo sus armas preferidas.

José Maria Garrido

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha