eldiario.es

Menú

El lío del estatuto de Cataluña

- PUBLICIDAD -

Una constitución no es otra cosa que un libro de principios, derechos y deberes que se aplican en un territorio determinado. La constitución sirve para definir el marco institucional, los símbolos, el idioma y el modelo de estado. Lo democrático es que las constituciones las elaboren unos señoras y señoras elegidos por la comunidad que se verá afectada por esa constitución. Dejarlo en manos de diez ilustres jueces y juezas no es el mejor camino. El PP empleó su estrategia habitual: cuando quiere frenar unos cambios legislativos que suponen avances en derechos (Ley de Igualdad, Ley del Aborto, Ley de los matrimonios homosexuales, leyes autonómicas que avanzan en el autogobierno?).

En el caso del estatuto de Cataluña el cinismo del partido de Mariano Rajoy ha sido extremo. De los 114 artículos que recurrieron, había 14 casi calcados en el nuevo estatuto de Andalucía que fue apoyado por el PP. Otros artículos eran similares al estatuto de Valencia también respaldado por el partido de la gaviota. La política lingüística en Cataluña no es muy diferente de la que estuvieron aplicando en Baleares durante muchos años los gobiernos del Partido Popular.

El estatuto de Cataluña salió del parlamento autonómico con el respaldo del 88% de los diputados. El PP se quedó solo en su oposición. Luego en el Congreso de los Diputados Zapatero incumplió su promesa electoral de respetar la propuesta del parlamento catalán. Pero también en Madrid obtuvo un respaldo muy importante, el PP volvió a quedarse solo en su deseo de frenar los avances en el autogobierno catalán, también votaron en contra en el Congreso Ezquerra Republicana de Cataluña y Eusko Alkartasuna, pero por razones opuestas a las del partido de Rajoy.

Lo que mal empieza mal acaba. No fue una buena idea llevar al Tribunal Constitucional el estatuto de Cataluña. La parte positiva es que nos ha servido para demostrar la politización del máximo órgano judicial español. Hemos visto una división clara y permanente de los magistrados que no ha estado basada en posicionamientos jurídicos, en los colores de los partidos que los eligieron. En este largo camino judicial del estatuto (con retrasos debido a los diferentes recursos del PP) se produjo la muerte del magistrado del Tribunal Constitucional Roberto García-Calvo, de ideología conservadora, un juez que juró los principios del Movimiento de Franco, que fue gobernador civil antes de aprobarse la Constitución de 1978, con ese perfil este magistrado se había convertido en un fiel militante del PP en la lucha contra el estatuto catalán.

Para colmo la sentencia llega a pocos meses de las elecciones autonómicas catalanas. El PP sólo ha logrado que declaren inconstitucionales 14 de los 114 artículos que recurrió. Vienen semanas de movilizaciones en la calle de los partidos catalanes. La campaña electoral contaminará el debate político sobre el estatuto. Unos insistirán en los 14 artículos inconstitucionales, otros hablarán de la derrota del PP en el Constitucional. Pero seguirá pendiente el debate que ni el PSOE ni el PP quieren afrontar. ¿Qué es España?¿Cuál debe ser el modelo de estado? ¿En qué referéndum se elegió la resurrección de la Monarquía? ¿Debe la constitución de 1978 ser una Biblia, palabra de dioses escrita con el miedo en el cuerpo por cuarenta años de dictadura de derechas?¿Tienen derecho las comunidades autónomas y las nacionalidades a elegir el marco de relaciones con el Estado?

Son preguntas que no se plantean en el Congreso de los Diputados, ni en los parlamentos autonómicos. Cuando uno habla de estas cosas siempre te dicen "a los ciudadanos esos temas no les interesan". Si nos llevamos por esa lógica cerremos los parlamentos y usemos ese dinero para poner pantallas de televisión en todos los barrios para ver el mundial de fútbol, que es lo que interesa a la gente. En los años 90 la mayoría absoluta del Parlamento vasco votó a favor del derecho a la Autodeterminación de los vascos. No sirvió para nada. Parece que, como decía aquel fresco general proveniente del Ferrol que fue caudillo durante cuarenta años por la gracia de dios: "todo queda atado y bien atado".

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha