eldiario.es

Menú

En manos de los canarios por Paulino Rivero

- PUBLICIDAD -

Obtenga o no mayoría absoluta, el presidente que salga de las urnas del 20-N necesitará que Canarias respalde las decisiones que adopte y las reformas que emprenda el futuro Gobierno. No podrá hacerlo solo. No lo hará solo.

Con o sin mayoría absoluta, el partido que gobierne en Madrid no podrá afrontar solo una legislatura que será aún más complicada que la que está ahora dando sus últimos coletazos. De ahí la certeza de que el próximo presidente buscará, sí o sí, el apoyo de otros grupos parlamentarios y, sin lugar a dudas, el de los diputados y senadores de Coalición.

Certeza, sí. El tiempo confirmará que esa demanda de apoyos parlamentarios será una realidad con o sin mayoría absoluta. Así lo vengo diciendo hace tiempo, y así lo ha apuntado el candidato del PP, que en los últimos días ha afirmado ?alto y claro- que sea o no aritméticamente necesario, va a buscar el máximo consenso de las fuerzas políticas en todas aquellas reformas que sean determinantes. De ahí que sea tan importante, imprescindible, que los canarios pongan su voto a trabajar por Canarias apoyando a los candidatos de CC. El voto útil, el verdaderamente útil, es votar por Canarias; y en Madrid, Canarias es Coalición Canaria.

La decisión de quién será el próximo inquilino de la Moncloa no está en manos de los canarios: eso se decide en la Península. Sin embargo, lo que sí depende de quienes vivimos en las Islas -lo que sí está en nuestras manos- es que Canarias cuente con una presencia y un peso tan importante como la de los catalanes o vascos cuando se tomen decisiones en Madrid.

Cuanta más presencia tengamos, más influiremos en la toma de decisiones y mayores garantías tendremos de que las reformas tengan en cuenta las necesidades y problemas de Canarias.

No son palabras. Son hechos. Saben los canarios que han sido los diputados y senadores de CC los únicos que han dado la cara por Canarias y defendido nuestras demandas en el Congreso y en el Senado. Ahí están las hemerotecas para confirmarlo.

España abordará, después del 20-N, una segunda transición. Los primeros pasos se han dado en los últimos meses de la actual legislatura, pero será en la siguiente cuando se aborde, con todas las consecuencias, una transición solo comparable a la que se vivió en los años setenta. Así lo expresé públicamente en una conferencia, en Madrid, hace ya algunos meses. Y así lo reitero. Si entonces se hizo la transición política, ahora toca abordar la transición económica. Si entonces fue necesario el concurso de las distintas sensibilidades sociales y territoriales -de la derecha a la izquierda, y del centro a la periferia-, en esta ocasión el Gobierno futuro no podrá plantearse las decisiones y reformas que tiene por delante sin escuchar atentamente la posición de los territorios que, como es el caso de Canarias, exigen y merecen que sus particularidades sean atendidas y respetadas.

Con o sin mayoría absoluta, para esta transición económica como ya ocurrió en los setenta el Gobierno que salga del 20-N debe contar con los hechos diferenciales. Si en aquel momento histórico al aludir a los hechos diferenciales se miraba a Euskadi y Cataluña, ahora esa mirada debe apuntar también hacia Canarias.

Con o sin mayoría absoluta, el Gobierno no podrá dar la espalda a esos hechos diferenciales porque propiciaría tensiones territoriales que nadie desea, y que se sumarían a las más que previsibles tensiones sociales. España necesita confianza y consensos, no tensiones. Dependiendo de cómo actúe el próximo Gobierno se alimentará lo uno o lo otro.

Ni en los setenta habría sido posible la transición sin contar con Cataluña o Euskadi, ni ahora esta segunda transición podrá hacerse sin escuchar y contar con Canarias. Como siempre, CC actuará con sentido de Estado. Ahora bien, seremos firmes. Canarias no va a permitir que en unos momentos tan difíciles las decisiones se tomen sin ser escuchados. Si conseguimos una presencia importante -un grupo parlamentario fuerte- estaremos vigilantes frente a los excesos de quienes siguen escondiendo las tijeras de sus recortes debajo de la alfombra.

Paulino Rivero

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha