eldiario.es

Menú

Hacia una mejor presencia digital

- PUBLICIDAD -

Ya lo decía Coco Chanel: “P ara ser irremplazable, uno debe buscar siempre ser diferente”. Y aunque con esta entrada pueda parecer que voy a hablar de moda, nada más lejos de mi intención. En esta ocasión quiero hablar de la importancia que tiene nuestra presencia online.

Cuando nos planteamos el camino que debe adoptar Canarias para posicionarse con éxito en la Sociedad del Conocimiento, uno de los puntos importantes que no debemos olvidar es el posicionamiento que tenemos en el mundo. Hoy en día, ese posicionamiento viene dado por Internet. Qué presencia tenemos, cómo estamos en relación a otros, si nos encuentran cuando nos buscan, en qué redes sociales debemos estar, si aportamos los suficientes datos libres, si los contenidos que ofrecemos son suficientes y correctos… Todos estos detalles hacen que estemos mejor representados en el mundo digital que, para los efectos, viene a ser el mundo en el que nos movemos buena parte del día.

Cuando necesitamos algo, lo primero que nos viene a la cabeza es hacer una búsqueda en Google, bien desde el móvil o desde el ordenador de mesa. Entonces es lógico pensar que cuando alguien necesita encontrarnos, nos buscará también por esta vía. Así que, hoy en día, no estar en Internet es un soberano error. Hasta aquí supongo que estamos todos de acuerdo, quiero pensar que este discurso ya está superado y que comprendemos la importancia de tener presencia online.

Pero eso ya no es suficiente. Actualmente hay más de 1.000 millones de páginas web en el mundo, la oferta es bestial. Los más de 3.300 millones de usuarios de Internet son consumidores compulsivos de contenidos digitales. Con estas abrumadoras cifras, debemos recurrir a la frase de Coco y recordar que para ser irremplazable, hay que ser diferente. O como mínimo, competitivo.

¿Qué pasa cuando alguien busca nuestras islas en Google? El ejercicio que les planteo es sencillo: pónganse en la piel de un turista, de un inversor, en fin, de alguien que quiere conocernos. Busque el nombre de las islas en español y en inglés, con diferentes variantes y compruebe el resultado.

Ahora cambiemos de traje y pensemos en nosotros mismos. Imaginemos que queremos profundizar en la gran riqueza patrimonial, etnográfica y cultural que tenemos, como haría un niño que tiene que realizar un trabajo para el colegio o un adulto si tiene que hacer algún tipo de informe para su trabajo y necesita recopilar datos.

Aparecerán bastantes resultados en el buscador, algunos buenos y otros no tanto. Pero en general no destacamos entre la maraña de sitios web que nos ofrece Internet. No hemos hecho caso de Coco y nuestra presencia online no brilla ni seduce, no nos hace irremplazables.

¿Cómo podemos mejorar esta circunstancia? Si la imagen de Canarias es pobre en el mundo digital, no es solo un asunto institucional. No nos olvidemos de que el conjunto es la suma de todocs los individuos.

Cabe echar un ojo a la presencia online de las empresas que operan en nuestro territorio, por ejemplo. A estas alturas de la fiesta las hay todavía que piensan que no es necesario estar en Internet y si lo están, en gran mayoría, es con una página web carpetovetónica y con una presencia pésima en redes sociales. Los blogs corporativos son los menos y en el mejor de los casos, hablan solo de ellos mismos, sin compartir contenidos de calidad que atraigan al consumidor digital. Todavía sigue imperando el pensamiento de que las redes son solo para los jóvenes y la contratación de personal especializado que gestione una buena comunicación digital suele ser un punto que no se incluye en los planes de marketing de las empresas.

Pero qué cabe esperar si las propias personas que conforman las empresas no son partidarias de la filosofía de Internet. La Web 2.0, esa que promueve “comparte más de lo que recibes”, sigue siendo una frase teórica para muchos. Somos todavía voyeurs en la red de redes: miramos, juzgamos, pero no compartimos. Nuestra propia marca personal refleja la inseguridad que sentimos con nuestros propios trabajos. No queremos exponernos para no recibir críticas y nos el resultado es una mediocre presencia digital.

En Canarias hay mucho talento” es una de las frases de moda en los mentideros de la innovación. Y es cierto, pero solo lo sabemos nosotros. Tenemos que darlo a conocer a los demás. Para eso Internet es la mejor plataforma. Debemos contar en qué somos buenos y compartir nuestros logros, ofrecer información de nuestros trabajos, interesarnos por los de los demás y fomentar una sana conversación digital en la que todos ganemos.

Por otro lado es necesario que las empresas fomenten esta conversación y se sumen a ella, con contenidos de calidad y favoreciendo las redes de comunicación digital de sus miembros. No nos quedemos solo en la página corporativa de quiénes somos y qué hacemos, busquemos la forma de destacar.

Las instituciones también juegan un papel importante en este camino, no solo ayudando económicamente a conseguir el reto, sino aportando su granito de arena con la propia información que atesoramos en las islas. Debemos mantener vivo todo nuestro patrimonio a través de Internet, divulgar y revisarlo constantemente. Hacer del Big Data una realidad, pero no solo para datos estadísticos, también para recopilar la memoria de nuestros mayores y testimonio vivo de nuestra riqueza cultural. Es el momento de renovar los perfiles profesionales, de revisar las líneas editoriales y de colaborar con los profesionales que están en esas claves.

La transferencia de conocimientos entre las universidades y los centros de investigación puede encontrar su nicho en Internet, adaptar el lenguaje académico para que la sociedad digital participe de estos avances y conocimientos. La buena utilización de la red puede hacer efectivo ese acercamiento que todos queremos.

En resumen, esta suma de conversaciones hará que la presencia online de Canarias sea importante. Hará que destaquemos entre tanta competencia online y seamos foco de atención para posibles negocios y avances. Como decía Coco, hará que seamos irremplazables.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha