eldiario.es

Menú

Del mito a los mitómanos

- PUBLICIDAD -

Entraron, así, en el y-tú-más, a pesar de que nadie en la denostada tercera isla atribuyó a perversidad chicha los follones de Telde o el caso Eolo. No discutiré esta vuelta por pasiva de los mitómanos de guardia porque lo que hay está a la vista para que cada cual piense por su cuenta. Me parece más significativo que, al no poder negar lo evidente, pues hasta Adán Martín arremetió contra la Prensa grancanaria en defensa de Zerolo, recurran al argumento de mi supuesto ultragrancanarismo antinerfeñista. Pueden creerme si les digo que no traigo a colación esta parte que me toca para defenderme; quienes me conocen, saben y a mi edad no perderé el tiempo refutando sandeces. Me da igual. Sólo me interesa de sus apostillas la constatación del funcionamiento del mito del perverso canarión asimilado al del enemigo exterior. Desde siempre he críticado a ATI y a su entorno (o a CC, pues dicen que ATI ya no existe, qué va). Es un grupo de poder íntimamente ligado a ciertos núcleos empresariales y de negocios que se corresponden con los sectores sociales históricos animadores del pleito insular. Los que toda la vida han identificado sus intereses políticos, económicos y de clase con los generales de Tenerife. Para fastidiarle a los mitómanos el y-tú-más, añadiré que tienen sus correspondientes réplicas en Gran Canaria. Los comunicantes áticos habituales hacen esa identificación y vuelven a ver en la crítica a ATI un ataque en toda regla no a un grupo político nefasto y pasado de rosca, sino a Tenerife y a la sociedad tinerfeña. Por suerte, muchos tinerfeños tienen claro que ATI no es Tenerife. Y la critican, a pesar de que suelen acusarlos de traidores a su isla y por tanto de “acanarionados”. La quinta columna del enemigo exterior, ya saben. Lo que no advierten los mitómanos de guardia es que esa mentalidad daña, antes que a nadie, a los tinerfeños a los que pueda afectar semejante paranoia. Si algún antitinerfeñismo hay es ignorar (y promover su ignorancia) la realidad al presentar una actuación de la Justicia, otra de tantas en el resto del país, como conspiración canariona contra Tenerife. Ni Zerolo ni ATI son Tenerife. Es asunto de tribunales y si a algo tienen que objetar, que sea al sólido escrito de la fiscal Farnés, que establece hechos susceptibles de enjuiciamiento ya imposibles de escamotear señalando al enemigo exterior y procurando matar al mensajero. Y menos si los documentos están en Internet.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha