eldiario.es

Menú

El ocaso de Papi

- PUBLICIDAD -

El tiempo pasa para todos y para todo. El es quién ve nacer a las nuevas generaciones una y otra vez, el que las ve morir... él es el que con su discurrir consolida o destruye las nuevas ideas y formas que dichas generaciones traen al mundo. El juez silencioso.

El tiempo nos ve llegar, nos ve marchar, nos ve florecer, caer en el olvido, ... Pero hay personas que parecen no resignarse nunca ante él, y así les va, desesperándose, luchando contra los designios de lo infinito, poniendo su vida y su salud en ello... dentro de poco tiempo pregúntenle a Casimiro y sus socios sobre todo esto. O mejor aún, no le pregunten nada; observen, escuchen... y sobre todo, disfruten observando su ocaso particular cuyo Epílogo comenzó con una sentencia del Tribunal Superior de Justicia, allá por 1998.

Cuando la justicia terminen las actuales investigaciones, con imputaciones juicios y condenas, y en la "telaraña" atrape no solo a los mosquitos sino también a las avispas sentiremos un desencanto en nuestros corazones, pero nos hará ver la vida de otra manera. Nunca las miserias humanas serán desnudadas de una manera tan transparente y tan cruel. Y no son las miserias de una sociedad, ni las miserias de las relaciones, es algo mucho peor, son las miserias propias de la naturaleza del hombre: el paso del tiempo, ese mundo del glamour del poder que ya no será tanto glamour, ni tanto poder; así, donde ayer eran rosas, viajes, guateques y fiestas, mañana se tornará en un antro de soledad y de mucha miseria existencial.

Nunca en La Gomera habremos sido capaces de ver de una manera tan cruel y dura las mentiras del mundo de la política y del poder, de la corrupción en el que algunos se han visto atrapados, unos a conciencia, otros sin darse cuenta, otros para aumentar su poder y hacerse ricos.

Estamos al comienzo de un viaje de locura. Todo en este viaje a la locura, cruel, cínico, irónico y esperpéntico será tremendamente doloroso para la isla, pero necesario para las generaciones futuras. El tiempo pasa para todo y para todos.

Y ahora, por favor no me preguntes si vale la pena luchar por alguien; pregúntate, si no has luchado ¿puedes perdonarte?. "Nadie puede detener el tiempo, ni el reloj, incluso en la Gomera". Tic, tac. tac, tac.

*Portavoz Nacionalista en el Cabildo Insular de La Gomera

Pedro Medina Calero*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha