eldiario.es

Menú

Una nueva y polémica ordenanza de terrazas por Pepa Sánchez Doreste

- PUBLICIDAD -

Los concejales del Partido Socialista votaron en contra de esta aprobación, dado que no se les dio acceso a las alegaciones presentadas, entre ellas la realizada por la Asociación de Vecinos Triana-San Telmo.

Leyendo la nueva normativa de terrazas, y comparándola con la que aún sigue en vigor, podemos observar que obvia por completo los derechos de los ciudadanos a la salud y a la inviolabilidad de su hogar.

La nueva ordenanza presenta la novedad de añadir en su texto el uso del suelo público de las calles peatonales para la instalación de terrazas. Esta incorporación es sumamente importante y adolece de la reglamentación necesaria. Dada la gran cantidad de calles peatonales existentes en la ciudad, y las diferencias existentes entre cada una de ellas, tendría que tratarse su regulación de forma más pormenorizada y profunda, con una normativa más detallada, y no de forma genérica, como se hace en la nueva ordenanza.

La instalación de terrazas en las calles peatonales debe limitarse a aquellas vías lo suficientemente anchas que no impidan la circulación de los vehículos de emergencia y de servicios de urgencias ?bomberos, ambulancias, etc.?. No se puede pretender que, ante un caso de urgencia, en el que puede estar en peligro la vida de una o varias personas, los vehículos de emergencia y servicios de urgencia se tengan que detener a la espera de que se recojan todos los objetos relativos a las terrazas ?mesas, sillas, maceteros, personas, etc.? que obstaculizan su paso hacia la prestación de un servicio. Esta situación ya se ha dado en varias vías peatonales de la ciudad, y ha sido denunciada, incluso, por los mismos agentes que prestan los servicios de urgencias e incluso ante los tribunales.

La nueva ordenanza, en su artículo 3, 2ª, permite la instalación de terrazas en calles peatonales con menos de 3,5 metros de anchura; textualmente dice: "siempre que la diferencia sea escasa y atendiendo a la afluencia de peatones , se podrá autorizar una fila de mesas". Las calles que presentan estas características están formadas, en su mayor parte, por casas terreras ?una sola planta y azotea?. Instalar una terraza en ellas no sólo supone que los habitantes de dichas viviendas tendrán que soportar ruidos por encima de los límites permitidos sino, que, además, estarán condenados a ser fumadores pasivos. No olvidemos que, según el Ayuntamiento, la instalación de terrazas en la vía pública obedece, principalmente, a buscar una alternativa a los fumadores, que no pueden ejercer su derecho a fumar en el interior de los locales de ocio. Una vez más, el Ayuntamiento vulnera y obvia los derechos de los ciudadanos residentes en la zona.

Siguiendo la lectura de la nueva ordenanza, en su Artículo 3,4ª recoge textualmente: "Podrá autorizarse una ocupación que exceda del límite señalado, siempre que la zona no se encuentre saturada y no se ocasionen molestias graves ni perjuicios a los titulares de los locales colindantes". Nuevamente, el Ayuntamiento obvia los derechos de los residentes en dicha zona. Parece ser que el derecho a la salud y a la inviolabilidad de su hogar de los ciudadanos no preocupa al Ayuntamiento.

Avanzando en la lectura, el Artículo 3, 6ª de la nueva ordenanza señala que "Por resolución del área competente en materia de Patrimonio se establecerá el horario en que se podrá hacer uso de la instalación de terrazas".

¿Ignora u olvida el Ayuntamiento que el establecimiento de un horario no es competencia suya? ¿Ignora la existencia de la Ley 37/2003 de Ruido, que emana de la Directiva 2002/49 de la Comunidad Europea? ¿Ignora que su ordenanza es de rango inferior y, por ende, está sujeta a lo prescrito en la Ley Nacional? ¿Es que se ha olvidado de que existen sentencias judiciales que le recuerdan el horario del derecho al descanso de los ciudadanos?

La propaganda que está haciendo el Ayuntamiento de la nueva ordenanza, en relación a los beneficios que aportará a los ciudadanos, es una auténtica tomadura de pelo.

Ni la nueva ordenanza ni la aún vigente tienen en cuenta los derechos de los ciudadanos. Ya son muchos los residentes en nuestra ciudad que han ganado sentencias en los tribunales, precisamente porque el Ayuntamiento ha obviado su derecho a la salud que, por cierto, está recogido en nuestra Constitución como un derecho fundamental.

Y volviendo de nuevo al recinto del ayuntamiento, estimo que no se ha dado acceso al PSOE a las alegaciones presentadas a la nueva ordenanza de terrazas porque este partido, en defensa de los derechos de los ciudadanos, habría abierto un debate en el pleno del Consistorio, que pondría al descubierto la vulneración de los derechos de los ciudadanos. Quienes los han defendido en sus alegaciones quedan sumidos en el silencio, ignorados por quienes ejercen el mandato municipal, amparados por su mayoría absoluta y desoyendo la participación democrática de los partidos de la oposición.

El juego democrático consiste en jugar con las cartas boca arriba y sin marcar. Pero el PP no acepta las reglas del juego. Lo suyo es hacer solitarios.

*Presidenta de la Asociación de Vecinos Triana-San Telmo

Pepa Sánchez Doreste*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha