eldiario.es

Menú

Cuando la oveja ''descarriada'' no quiere volver a casa

- PUBLICIDAD -

Como telón de fondo tenemos presente el atentado de Barajas, el aumento de la kale borroka, las manifestaciones del PP gritando todos a favor de la unidad de España y contra Zapatero, el enjuiciamiento del Lehendakari, las crisis del Tribunal Constitucional con el Estatuto catalán en entredicho a pesar de haber pasado un referéndum, las detenciones de Segi, las prédicas de Monseñor Blázquez y un enfrentamiento creciente entre el PP y el PSOE. Le pregunté a un senador del PP si tenían asumido que podían ganar las elecciones. Me contestó que sí. Y éste no es un dato menor. Lo condiciona todo. Le veo a Zapatero sin una hoja de ruta clara. Improvisando cada día. Y sin querer apostar en serio por casi nada. Surfeando. Y le veo al PP en clave Lepeniana lo que hace que algunos estén incómodos. Otros, creyendo que van a tocar poder, echando leña al fuego. Viéndose ya como ministros o subsecretarios. Y le veo al mundo batasunero levantando el puño. Sin cuajo moral. Y cuando leo en La Razón que los "Abertzales hacen saltar por los aires la estación de Luchana" creo que el departamento de prensa del Gobierno vasco debería dirigirse a todos los medios que unen violencia con abertzalismo para hacer la labor pedagógica de decir que el abertzalismo significa patriotismo y no puede ser patriota quien destruye lo suyo, su casa y la de los demás. Eso es delito común. Nada más. Y tenemos que ser los abertzales quienes denunciemos semejante distorsión. Porque esa gente no es abertzale. En Alemania se dice que no puede ser patriota quien ensucia su propio nido. Por eso cuando veo a mucha gente joven con el puño en alto y el gesto crispado me pregunto: ¿Qué tiene que ver esto con Euzkadi? Lo nuestro debe ser la mano abierta, no el símbolo al aire de una ideología totalitaria que fracasó por su desprecio al ser humano y su libertad y que cayó estrepitosamente al derrumbarse el muro de Berlín. Y ahora proponen ''la unión del País Vasco y Navarra dentro del estado español pero con la puerta abierta para la independencia''. ¡Caramba! ¿Sabrán estos caballeros que ya Sabino Arana lo enunció en 1895 y que la violencia de ETA nos ha ido separando de Navarra? Lo malo es que de sus cascotes algunos han rescatado esta identificación simbólica que me recuerda más al saludo fascista que a la mano tendida que busca sacar adelante una sociedad de valores. Y veo en Venezuela a Hugo Chavez celebrar el golpe de estado de 1992 que dio contra el gobierno democrático del presidente Carlos Andrés Pérez y donde murió acribillado el hijo del delegado del Gobierno vasco en Caracas, Gaizka Etxearte. De aquel asesinato nadie se acuerda mientras éste nuevo sátrapa émulo de Fidel Castro se arroga todo el poder de una asamblea sumisa y con una ley habilitante va a gobernar Venezuela a golpe de decreto arbitrario sin discusión alguna por dos años y a golpe de cerrar emisoras de radio y televisión. Y, por aquí, riéndole las gracias a un sistema que nunca querríamos por aquí. ¿Qué está pasando? Vivimos pues una aguda crisis de valores humanos y democráticos. Esa es la auténtica madre del cordero. Me decía un amable lector, ante la desproporción del discurso del diálogo que hay en los medios de comunicación en relación con gentes que no quieren dialogar lo siguiente: ''Mira. El buen pastor se ocupa de las 99 ovejas. Si la oveja descarriada no quiere volver a casa, que le den morcilla...que lo nuestro son las 99 ovejas''. Algo fuerte y que rompe el discurso del buenísimo tontorrón pero que adquiere, día a día, más razón que un santo.

Iñaki Anasagasti

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha