eldiario.es

Menú

Más paro, más pobreza?

- PUBLICIDAD -

La Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2013, dada a conocer a finales de abril, confirmó la grave crisis de la economía canaria. El número de desempleados creció en Canarias en 17.200 personas en relación a la EPA del último trimestre de 2012. Y eso a pesar del buen comportamiento del gasto total turístico extranjero, que se incrementó entre enero y marzo un 7% respecto al mismo período de 2012; el turismo no ha sido capaz de contener la destrucción de empleo.

En esta EPA destaca un dato de enorme gravedad: 118.000 hogares canarios tienen a todos sus miembros en paro, lo que extiende la nueva pobreza en las Islas.

Registrado

Hace unos días conocíamos los datos de paro registrado correspondientes a abril, que inciden en dibujar un panorama de enorme gravedad en nuestra comunidad. De hecho, es la única, junto a la Comunidad Valenciana, en la que creció el paro registrado.

Canarias alcanza el peor dato histórico de desempleo registrado, con 295.824, superando el peor registro anterior, el de mayo de 2012, con 293.228 efectivos en paro. Es la comunidad donde aumenta más en términos absolutos, incrementándose en 4.152 los parados registrados (1,42%) respecto a marzo, cuando en el Estado disminuye en 46.050 (-0,91%). Sólo Canarias y la Comunidad Valenciana (1.672) suben en desempleo en abril.

El dato del paro registrado se acompaña de otro no menos malo: el número de afiliados a la Seguridad Social disminuye en 3.803 inscritos (-0,58%), cuando en el conjunto del Estado crece en 51.077 personas (0,325). Con ello el número de afiliados cae a sólo 646.276 inscritos, el nivel más bajo de toda la crisis.

Hay que recordar que al principio de la crisis, en diciembre de 2007, había en Canarias 806.196 afiliados a la Seguridad Social, el récord que ha tenido nuestra comunidad. Por tanto se han perdido 159.920 empleos regulares durante la crisis porque los afiliados son el número de personas que trabajan de forma legal en las Islas, ya sea asalariados o autónomos. En los cuatro primeros meses del año 2013, los afiliados a la Seguridad Social en el Archipiélago se han reducido en 13.195 inscritos.

Asimismo, se incrementa el porcentaje de parados registrados que no perciben ninguna ayuda (ni prestación contributiva, ni subsidio, ni renta de inserción), que también significa un récord. En marzo de 2013 (último dato), el 44,7% de los parados canarios no cobraban ninguna ayuda, cuando a nivel del Estado es del 41,5%. Esto supone que hay 130.314 parados en el Archipiélago que ya no reciben ninguna prestación económica.

Centro de Investigaciones Sociológicas

Consecuencia de esta grave crisis, de la continua subida del desempleo y de la progresiva pérdida de prestaciones, se está produciendo un aumento de la pobreza y de la exclusión social.

El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) también refleja graves datos sobre la situación económica y social de las Islas, mostrando una verdadera fractura social. Así sucede cuando aborda la situación económica de las familias. Según el estudio, realizado entre septiembre y octubre de 2012, un 17,9% de los canarios vive en hogares con menos de 600 euros al mes. En el Estado es menos de la mitad (8,4%)

Asimismo, el dato de las Islas es muy superior al de otras comunidades: Andalucía tiene un 13,8% de familias en las mismas circunstancias, la Comunidad de Valencia un 12,1% y Extremadura un 11,2%. La comparación es mucho más escandalosa si repasamos los datos de territorios con mayor desarrollo económico: Madrid (7%), Baleares (6,9%), Cataluña (3,6%), La Rioja (3,4%), Asturias (3%), Navarra (2,1%) y País Vasco (1,9%).

Eso coloca a nuestro Archipiélago como tercera comunidad en desempleo y la primera, con diferencia, en bajos ingresos familiares. Además, teniendo en cuenta que la encuesta fue realizada a comienzos del otoño del pasado año, estos datos serían hoy aún más crudos por el relevante crecimiento del desempleo desde entonces a hoy.

Por otra parte, según Unicef, la tasa de pobreza infantil en Canarias, usando el umbral de pobreza autonómica, que se elabora en función de los ingresos de los hogares en cada comunidad, es del 29,7%, afectando a 111.586 niños y niñas. En las Islas, el umbral de pobreza se sitúa en 13.734 euros en 2010 para un hogar con dos adultos y dos niños. La tasa de riesgo de pobreza infantil en Andalucía es del 24,6%, por debajo de la estatal.

Sin estrategia

Ante esta grave situación de paro, pobreza y exclusión, de auténtica fractura social, las políticas del Gobierno canario quedan en planes de empleo que prometen periódicamente decenas de miles de puestos de trabajo; y que nunca se cumplen.

No hay una reacción ni una estrategia para frenar este deterioro. Ni un plan concreto con ficha financiera. Asimismo, falta sensibilidad en las políticas sociales, como se demostró en el rechazo de los grupos que apoyan al Gobierno de nuestra propuesta de Plan Integral contra la Pobreza, al tiempo que PSOE y CC reclamaban uno similar en las Cortes Generales.

Entre los que apoyan al Ejecutivo, algunos han solicitado un "volantazo" en las políticas sociales, a lo que el Gobierno ha respondido que hace dos años que lo dio. Aunque no se note en modo alguno y la situación de la gente sea cada día peor.

Era en el momento de la elaboración de los presupuestos de Canarias cuando había que girar hacia auténticos compromisos sociales; y entonces votaron no a todas nuestras propuestas en ese ámbito. Hemos reconocido el acierto del Gobierno canario en el intento de dar soluciones a las familias afectadas por los desahucios; ahora hay que concretarlo. Y apoyaríamos, asimismo, la adopción de medidas extraordinarias y urgentes para la lucha contra la exclusión social, con recursos adicionales, como ha hecho Andalucía, que se ha convertido en un referente para el Ejecutivo canario en políticas sociales.

Sé que la solución es revertir la crisis y generar empleo. Pero mientras tanto hay que dar respuesta a necesidades urgentes y básicas de la gente. En ese sentido, la flexibilización del objetivo del déficit debe ser aprovechada para que el Ejecutivo destine fondos a abordar los graves problemas de pobreza y exclusión social que padece el Archipiélago. Unos 300 millones de euros que deben servir para paliar las listas de espera sanitarias, para luchar contra la pobreza, para políticas activas de empleo y para invertir en carreteras y rehabilitación turística. La gravedad social del momento lo exige.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha