eldiario.es

Menú

Estemos precavidos

- PUBLICIDAD -

También las decimos ahora de la toma de posesión del Presidente Paulino Rivero: ¿de qué hablarían efusivamente los ahora exPresidentes Román y Hermoso, ante la impertérrita mirada de Olarte? ¿Qué se dirían entre ellos tan sonrientes y amigables? ¿Estaremos quizás ante un global "pacto de La Aldea"? La sombra de la unión tras la abstención ya planea sobre las elecciones generales?

Tras el nuevo Gobierno, con sus desequilibrios para unos y equilibrios para otros: ¿arreglará Javier González Ortiz lo que no ha arreglado Soria?

Con la que está cayendo parece que no bastará el chubasquero?

Por cierto, a algunos parece que no les ha gustado el caminar de la perrita? El Centro Canario-CCN y el PNC de García Ramos querían estar más de lo que son, pero parece que no serán todos los que están. Ya decíamos que lo acontecido en Arico con el CCN y Coalición Canaria, no presagiaba esa utópica unidad del "nacionalismo mercantilista", así otrora definido, literalmente, por el exPresidente Manuel Hermoso Rojas.

Se van unos y vuelven otros?

Siguiendo con las formas democráticas se apunta desde algunos mentideros políticos que Paulino Rivero ha sido el primer Presidente reelegido del Gobierno de Canarias? ¿Pero Hermoso no gobernó seis años? Es verdad que en su primera legislatura le eligió la moción de censura fundacional de Coalición Canaria, pero ha sido elegido igualmente dos veces? Del "error" del envío al rey de la votación no acontecida en la pasada legislatura autonómica, pues, hemos pasado a enjuiciar erróneamente por algunos los hechos acontecidos en la presente? Y es más, aún no sabemos si Paulino Rivero presidirá el Gobierno los cuatro años de la actual legislatura. Porque tras noviembre, marzo o mayo, y sobre todo tras lo acontecido en La Palma con los pactos PP-PSOE, isla en la que el PSOE expulsa concejales formalmente sin expulsarlos de facto, en este archipiélago atlántico se hace verdad la máxima política de hacer posible lo imposible.

Antonio Morales, el dimitido Vicepresidente de Nueva Canarias y reelegido alcalde de Agüimes, tras los resultados del 22M, señaló que "la sociedad canaria ha demostrado este domingo que es idiota, permisiva e irresponsable"? ¿También sobre los que le votaron a él y le reeligieron?

Ay señor señor?

Decir que San Borondón es una isla mágica es adentrarnos en el territorio de los sueños, en la geografía de los visionarios, en el lugar de los idealistas? A ello se le suma su carácter esquivo, volátil, intangible, quimérico, en suma, su ser de pedazo de tierra emergente de este nuestro Atlántico de mitos y monstruos, capaz de albergar la felicidad deseada por todos, Isla Perdida que se encuentra por casualidad, nunca cuando se busca? O quizás por causalidad?El ocaso de la idea utópica constituye un síntoma histórico y político fundamental, que merece un diagnóstico por derecho propio, si no una nueva terapia más eficaz. Por una parte, ese debilitamiento del sentido de la Historia y de la imaginación de la diferencia histórica que caracteriza la posmodernidad está, paradójicamente, entrelazado con la pérdida de ese lugar más allá de todas las historias (o después de su final) que llamamos utopía. Por otra, resulta muy difícil imaginar hoy un programa político radical sin la concepción de una alteridad sistémica, de una sociedad alternativa, que sólo la idea de utopía parece mantener viva, aunque débilmente. Esto desde luego no significa que, si conseguimos recuperar la utopía como tal, los contornos de una política práctica nueva y efectiva para la época de la globalización se harán visibles de inmediato, sino sólo que nunca llegaremos a una política tal sin utopía. Y en las islas aún no se ha asumido esta Verdad por la actual clase política imperante. no se puede tolerar el nepotismo, la herencia y la nomeclatura dominante en el seno de una sociedad comprometida con la igualdad.

¡Cuánto se echa en falta, pues, para estas islas atlánticas, la utópica San Borondón! Que también tiene un peligro? La paradoja se podría explicar de la siguiente manera: cuando uno se acerca a periodos de verdadero fermento preformista, cuando el sistema parece estar realmente en vías de perder su legitimidad, cuando las exigencias populares se hacen cada vez más fragorosas y seguras, entonces, también sucede que estas reivindicaciones y exigencias se vuelven más concretas en su insistencia y urgencia. Nos concentramos con mayor atención en males muy específicos, Y en un momento así, la imaginación utópica ya no tiene libertad de despliegue. Y las amplias digresiones y reflexiones dan paso nuevamente a la especulación política. Esto es lo que hay?

Estemos siempre, pues, precavidos ante ello? Y, por cierto, y en otro orden de cosas, ya hablaremos del "candidato"?

José Carlos Gil Marín

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha