eldiario.es

Menú

De primarias

- PUBLICIDAD -

Muchos hablan ya, abiertamente, de pos zapaterismo cosa en la que podría estar de acuerdo; no lo estoy, sin embargo, en que la apertura de esta etapa la marquen las primarias. Porque en el fondo tratan de desprestigiar el sistema, o sea, rechazar la práctica de la democracia interna tan necesaria en los partidos. Presentan la derrota de Trinidad Jiménez como desobediencia a la autoridad de Zapatero y ruptura del partido sin pensar que, por esa regla de tres, la familia Miliband no podrá celebrar junta la Navidad ni el cumpleaños del abuelo al alzarse Ed Miliband con el liderazgo laborista británico frente a su hermano. Aquí se prefiere la versión Caín-Abel.

No creo que la preferencia de Zapatero por Trinidad Jiménez fuera una orden. Admito que hubo presiones de Ferraz a su favor como las habría de los partidarios de Gómez desde el aparato de la federación madrileña, que controla. Ocurre siempre en las confrontaciones electorales.

Quiero decirles, insisto, que el uso de los resultados de las primarias psocialistas de Madrid como munición contra Zapatero indica rechazo del sistema de primarias. Y adolece de la interesada ocultación de que su antagonista, Mariano Rajoy, fue designado directamente por Aznar sin primarias ni leches. Es significativo que nada digan de esa forma de operar quienes no paran de rajar del trance de Zapatero. Demasiado "primarios", diría yo.

Nada se dice tampoco de que las encuestas den al PP como ganador por goleada en las próximas elecciones sin que sepamos qué ha hecho o qué ofrece Rajoy. Como quien apuesta a los dados a ciegas sin levantar el cubilete y ver lo que hay. Produce perplejidad que las mismas encuestas que hacen ganador al PP arrojen una valoración de Rajoy tan baja como la de Zapatero: éste ha ido a menos, pero Rajoy no consigue ir a más. Se limita a esperar que lo vayan a buscar a su casa para seguir viendo los partidos de la tele en La Moncloa. Dicen que en este país la oposición no gana las elecciones sino que las pierde el Gobierno. No lo discutiré aunque sea evidente que en este caso, si no es así bien que lo parece.

También tienen tela las primarias canarias. Las ganó José Miguel Pérez García a otro Pérez García, Santiago, coincidencia que invita a darles la vara "miliband", pero no se me ocurre nada. Sólo que la bronca no se ha montado a cuenta del Pérez García grancanario sino que se han fajado, en Tenerife, con el Pérez García lagunero. Confiemos en que don Pepito nos ilumine.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha