eldiario.es

Menú

A propósito de las medidas de seguridad ciudadana

- PUBLICIDAD -

Entre las medidas propuestas se encontraba la de vallar y eliminar los bancos de los parques públicos para que las personas sin hogar no los ocuparan y, por supuesto, tener una mayor presencia policial en las calles.

Desde Nueva Canarias, tenemos que decir con pesar al alcalde de la ciudad y a su grupo de gobierno que hay que tener otras miras para afrontar una realidad social mucho más compleja, que ayude a nuestros ambientes a vivir en una sociedad menos violenta, más conciliada y segura.

Pero para hablar en estos términos hay que proponer alternativas más a largo plazo, y sin pensar en los réditos políticos, como por ejemplo: proponer programas transversales desde las distintas concejalías y áreas de este Ayuntamiento sobre todo Servicios Sociales, Educación, Participación ciudadana, para llevar a cabo una intervención en los distintos barrios de nuestra ciudad, con proyectos socio-educativos y de promoción de los chicos y chicas, mayores, menores, familias etc.

Reforzar los equipos que ya existen en nuestros distritos en el área de Servicios Sociales, de intervención familiar, que trabajan con las familias y los menores en situación de riesgo y que en nuestro municipio alcanza el millar de niños, un número que crece cada año.

Dotar de recursos sociales y educativos a estos equipos para poder afrontar con éxito las medidas propuestas al objeto de superar los factores de riesgo detectados en dichas familias y los menores, como por ejemplo ampliar las plazas en guarderías públicas, ampliar las ayudas al alquiler, etc.

Por supuesto, no se acaba con la pobreza, retirando los bancos de los parques y plazas públicas. Ante una realidad tan sangrante como la de vivir en la calle no se pueden tomar medidas de estética, sino éticas.

Esta ciudad cuenta con solo un centro de acogida de personas sin hogar, con un número irrisorio de plazas, y sin que se haya voluntad de incrementarlas. Sería interesante establecer algún convenio de colaboración con las ONG que intervienen en este campo y establecer con ellos programas de inclusión social destinados a este colectivo.

Asimismo pueden volver a ponerse en marcha algunos programas que se han suprimido como las escuelas de padres y madres en todos los distritos; o los de absentismo escolar que el actual grupo de gobierno eliminó desde que inició el mandato en vez de asignarle mayores dotaciones y coordinar a los Servicios Sociales con los colegios públicos del municipio.

Violencia es el alto índice que hay de absentismo escolar en nuestros menores, violencia es el bajo rendimiento escolar y el abandono de los estudios antes de acabar la Educación Secundaria. Violencia es que el paro alcance a casi el 20% de nuestra población. Violencia es el elevado índice de pobreza que se ha instalado en nuestra sociedad, el crecimiento de personas sin hogar que hay en la ciudad. Violencia es que los jóvenes no tengan perspectivas de futuro.

A esta realidad de Las Palmas de Gran Canaria, que se vive fuera de los despachos del edificio Metropol, no se le puede hacer frente vallando los parques y retirando los bancos. Ni aumentando el número de policías aunque ésta medida también sea necesaria. Lo que hace falta es un proyecto a medio plazo y tras hacer una seria reflexión.

Francis Candil

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha