eldiario.es

Menú

Que les quiten lo bailado

- PUBLICIDAD -

La idea de hacerles esta primera entrega de farmacopea de maceta, parterre, jardín, finca o campo abierto, según las disponibilidades de espacio de cada cual, me la sugirió Ana Mato, ministra de Sanidad, al recomendar eso, que menos farmacia y más "remedios naturales" o domésticos. Es posible, si se lo piensan, sacarte una muela atándola con un hilo del que se amarrará el otro extremo al picaporte de la puerta de modo que, al abrirla alguien, zas, la muela podrida a hacer puñetas gratis y sin molestar a nadie.

Quiero decir que es Mato, no yo, la afectada por el calor y me temo que como no refresque se le ocurrirá rehabilitar a sanadores, santiguadores, barberos sangradores y hasta a las descendientes de las brujas y hechiceras que los ancestros de la derechona quemaban en las plazas públicas para forzar al personal a acudir a las boticas de las que ahora lo ajulean.

Mato ha asumido, pues, el principio de su jefe de que solo tendremos el estado de bienestar que podamos permitirnos. Como Rajoy no especifica y evita las explicaciones, me siento liberado para hacer mi propia composición de lugar acerca de lo que quiere decirnos a la luz de lo que veo cada día. Y lo que viene a decirnos con sus decisiones, a mi entender, es que primero está el bienestar de los saqueadores, compañeros al fin a los que no se piden cuentas por hundir cajas y empresas públicas; de los bancos, que están para lo que están; de los amnistiados fiscales que dejan como idiotas a los cumplidores y el resto de la panda de zarandajos que manejan este país. Los que no pertenecen a ella, han de ir al copago que convierte a los farmacéuticos en recaudadores; a renunciar al medicamento si no les alcanza el dinero y a probar con velas a San Escrivá los que sean del Opus. Un panorama que, sin duda, dará mucha moral de trabajo y afán de superación a los todavía activos que deberán cotizar por los medicamentos que habrán de pagar de nuevo con el dinero de su pensión; eso en el mejor de los casos, porque ni siquiera es seguro que lleguen a disfrutar de pensión. Mejor saquear que trabajar y cumplir.

Mientras, los saqueadores siguen tan campantes y casi no pasa día sin que se descubra un nuevo agujero. El último, el de las autopistas de peaje madrileñas; que tampoco tiene que ver con el PP, qué va, sino con el legado de Zapatero ya saben. En lo que siguen apareciendo evidencias de la financiación ilegal pepera, que es cosa corruta (de "corruto"=sabido, conocido, dicho sea para los menos hablantes en canario). Ni en mis peores pesadillas pude imaginar en qué manos íbamos a caer.

Pensaba acabar con los viajes y las historias de Rita Martín y Hernández Bento, más que nada para "canarizar" el alegato, pero se le quitan a uno las ganas. Las veo, a ellas y a otros y otras como ellas, contentas y felices como si nos desafiaran a que les quitemos lo bailado. O que tratemos de impedir la continuación del baile.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha