eldiario.es

Menú

Ninguna sorpresa

- PUBLICIDAD -

No creo que quepa exigir responsabilidades políticas a partir de los papeles. Algo afectará, supongo, a la credibilidad del PP y procurarán los rivales echarle en cara el asunto a Rajoy cuando se tercie, pero no más allá. Ya no gobiernan los responsables así que poco queda para rascar.

Sí puede tenerlas penales. Ismael Moreno, juez de la Audiencia Nacional, dirige la investigación abierta de las escalas en España de los vuelos de la CIA y la Fiscalía va a recabar estos documentos y otros que pudieran aparecer para incorporarlos a la causa. De la lectura de los papeles se deduce, como no podía ser de otra manera, que quienes intervinieron eran bien conscientes de actuar ilegalmente en la búsqueda de un aeropuerto discreto que prestara el servicio y en la preparación de las respuestas, de darse el caso de que algún periodista se oliera la tostada; que se la olieron, seguro, bonito fuera. Aunque no sea lo mismo ese olfato malpensado que la constatación de que, en efecto, se han cometido con pleno conocimiento ilegalidades tanto más inquietantes por cuanto afectan a derechos humanos elementales y a sus garantías mínimas. Vergüenza debiera darles, se decía en lo antiguo.

Tampoco sorprende lo de Isaac Valencia y su advertencia contra la morisma que, según él, nos llevará por delante. Ni Valencia ni los aplausos que levantaron sus ocurrencias entre los asistentes al Congreso de CC Tenerife del fin de semana. Están de acuerdo en lo esencial y de ahí que Milagros Luis (consejera de Educación, ojo) nada dijera en calidad de presidenta del acto y que Paulino alegara que no es asunto suyo. Todo muy coincidente con la línea editorial de El Día que ayer, precisamente, despachaba con un comentario titulado "El reinado del terror" la decisión de la Fiscalía de proceder contra la publicación de un texto denunciado por racista y xenófobo. Habrá que dilucidar a qué terror ser refiere.

No entraré en el contenido del comentario, como siempre insultante con repetición machacona de los descalificativos porque se les ha quedado corto el idioma para expresar su odio. Sólo diré que en el afán de restarle importancia a la iniciativa fiscal y de relacionarla con la "serpiente amarilla canariona", que, dicen, trata de dañar a Tenerife, indica que se trataba de un escrito, unos malos ripios, "de carácter humorístico". No se me alcanza la gracia que tenga hacer chistes a cuenta de un drama humano que ha costado ya buen número de vidas que, imagino, son más de las que conocemos. Pero, qué quieren, no sorprende la insensibilidad tanto del autor de los ripios como de quienes los publicaron para malsano regocijo de sus lectores. Isaac Valencia y CC no se han salido de las pautas que marca el periódico santacrucero; que no es causa sino síntoma de una enfermedad social grave.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha