eldiario.es

Menú

¿Un tercer curso con huelga en la enseñanza? por Manuel Marrero Morales

- PUBLICIDAD -

Don Paulino Rivero, el señor Soria, el señor Ruano y doña Milagros Luis han dado muestras inequívocas de persistir inamovibles en sus planteamientos iniciales, sin negociar, ni producir acercamiento alguno con el Comité de Huelga compuesto por EA-C, UCPL, UGT y STEC-IC. A los dos máximos responsables del Gobierno, al responsable de todos los funcionarios canarios ?a quienes desdeña-, y a la responsable de Educación, a todos ellos, parece importarles poco la enseñanza pública. De lo contrario, ¿cómo se explica que en todos estos meses del año 2008 el Gobierno no haya dedicado ni un solo minuto a negociar?

El 30 de enero pasado, el profesorado fue llamado a refrendar un preacuerdo sobre sexenios con el que se pretendía dar respuesta a la reivindicación de homologación. De forma masiva, en un 80% el profesorado dijo NO a tal propuesta. Los sindicatos, que habían firmado el preacuerdo nunca más volvieron al Comité de Huelga, a pesar de haberse comprometido a ello con el profesorado, si el resultado del referendum era negativo a su propuesta. Y el Gobierno, que también había convocado dicho referendum, hizo caso omiso al resultado. Desde ese día, en que se consolidó la ruptura sindical, el Gobierno encontró una magnífica coartada para no dar respuesta alguna al Comité de Huelga. Y esa situación, que ha sido una de las claves de la prolongación de este conflicto, esperemos que termine pronto con la vuelta a dicho Comité de los sindicatos representativos.

En las distintas reuniones, cuyas imágenes el Gobierno ha utilizado para dar la sensación de que está negociando y de que si no hay acuerdos es por la intransigencia de los que siguen pidiendo 'homologación, sin contrapartidas', nunca ha habido ni siquiera intención de negociar. Se nos ha reunido al Comité de Huelga en este tiempo, o para leernos los abusivos servicios mínimos ante cada huelga, o para entregarnos un folio en el que se nos decía que no se iba a hablar de homologación (como si hasta el momento lo hubieran hecho...) o, por último, para transmitirnos las decisiones tomadas por el Sr. Presidente, y expuestas ante el Parlamento, de una serie de puntos que constituyen su medio decálogo de medidas para una hipotética mejora de la calidad de la enseñanza. Nunca el Gobierno, hasta ahora, se ha dignado responder a la propuesta sobre homologación y calidad, hecha por el Comité de Huelga desde el 8 de abril.

El Gobierno, que ha tenido la ventaja de la división sindical, ha querido enfrentar a la sociedad con el profesorado y ha intentado congraciarse con las cúpulas de las APAs y de alguna organización estudiantil. Pero, a decir verdad, los tibios apoyos que en un principio recabó tanto el Sr. Presidente como la Sra. Consejera, se le han esfumado con el paso del tiempo. Porque no se puede engañar a tantos durante tanto tiempo. Y tanto los estudiantes como las Asociaciones de Padres de cada centro educativo están tomando partido y comenzando a alzar su voz, exigiendo al Gobierno que se siente a negociar sobre Homologación y sobre Calidad. El profesorado les está informando directamente, en cada visita que hacen a los centros, les está explicando el problema y las propuestas de solución que hemos presentado al Gobierno. Se está comparando la respuesta a la calidad de la educación que está dando el Gobierno y se está constatando a diario la respuesta concreta que da a los problemas educativos de cada centro (sustituciones, ratios, grupos mixtos, necesidades educativas especiales, normativas tardías y apresuradas,...). Y la propuesta del Gobierno no resiste la prueba del algodón. Mientras, los padres y madres están recogiendo firmas, enviando comunicados, solicitando entrevistas y acudiendo a las manifestaciones.

Acaba el curso, y por enésima vez el profesorado saldrá a las calles a finales del mes de junio, acompañado de padres, madres, estudiantes, y de ciudadanía defensora del servicio público de la educación, exigiendo la resolución del conflicto de la homologación y la apertura de negociación sobre aspectos para mejorar la calidad de la educación. Todos estamos de acuerdo en que hay que mejorar la educación pública y nos oponemos a que continúe deteriorándose.

El profesorado, ante la posible continuidad del conflicto para el curso siguiente, y sería ya el tercer curso, está estudiando, entre otras, la propuesta de que se realicen los exámenes de septiembre y se haga la recepción de alumnado y padres en septiembre, para, a continuación comunicarles a las familias que el curso no va a comenzar hasta nuevo aviso.

Es muy probable que se generalice a la práctica totalidad de los centros de enseñanza de Canarias un conjunto de medidas de presión que pasan por no ejecutar proyectos de mejora (ya muchos centros optaron directamente por no presentarse a dicha subvención), por no programar salidas con el alumnado fuera de los centros educativos, o por no asistir, ni como ponente ni como asistente, a las actividades de formación que proponga la Consejería. Y todo esto va muy en serio, a nuestro pesar; porque nosotros somos los primeros interesados en ejercer nuestro trabajo sin más tensiones que las normales, y sin más menoscabo que el que diariamente nos produce la Administración.

Con este panorama tan desolador para el servicio público, el alumnado va a ser afectado notablemente. Y los padres y madres, preocupados por la mejor educación para sus hijos, deberán hacer oír su voz ante el Gobierno de Canarias para que se siente a negociar de inmediato. El profesorado, después de tantos meses de ser ninguneado por este Gobierno, está convencido de que el cuarteto antes citado de políticos irresponsables, sólo comenzará a tomar el problema en consideración cuando perciba que son muchos más votos que los 26.500 maestros y profesores lo que les están planteando la exigencia.

La sociedad canaria no se puede permitir este progresivo deterioro. Por tanto, hagamos oír nuestra voz para que el Gobierno Canario asuma sus responsabilidades, negocie y propicie una salida razonable a esta insostenible situación.

* Profesor y Miembro del Comité de Huelga

Manuel Marrero Morales*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha