eldiario.es

Menú

¿Y si no se tratara de La Laguna, sino de Las Palmas?

A Ángel Víctor Torres

- PUBLICIDAD -

Muchas veces me pregunto por qué el PSOE continúa manteniendo el Régimen de ATI en La Laguna, después de que --por primera vez desde 1983-- los laguneros y laguneras dieran la mayoría absoluta en el Ayuntamiento a los partidos y candidaturas identificados con los valores progresistas.

Se ha formado un temporal contra la voluntad popular expresada en las urnas.

1º.- Hay que decir, en primer lugar, que la realización del cambio en La Laguna no depende de ninguna complicada aritmética, ni requiere fabricar ningún “gobierno frankestein”. No: simplemente sumar Unid@s Se Puede, PSOE, Por Tenerife-Nueva Canarias y ya.

En mi opinión, el primer obstáculo lo pone en el camino la propia Agrupación Socialista lagunera, que ha acabado colonizada por quienes en 2003 inventaron un partido (MASCA), con el beneplácito de ATI, para dificultar la repetición de la victoria electoral que los socialistas laguneros obtuvimos   --desde la oposición y un escenario político muy desfavorable para el PSOE-- en 1999.

¿Por qué aquel partido, el “Movimiento de Acción Socialista Canaria” sólo se presentó en las elecciones municipales de La Laguna?¿Por qué Pedro Manuel Ramos Negrín (número 2 de la candidatura de Masca) y quienes --a pesar de la abundante propaganda en papel couché y de alguna cena gratis total en Sánchez Bacallado (capisci?)-- no obtuvieron ningún concejal en las elecciones municipales de 1999, han logrado controlar la Agrupación lagunera del PSOE? En los entresijos del Área de Recursos Humanos del Hospital Universitario de Canarias está la respuesta.

(Por cierto, déjenme hacer una reflexión al hilo de este recordatorio: algo falla, y tiene que ver con la democracia interna y con el respeto a las reglas de juego, cuando quienes no han acreditado ningún respaldo electoral de los ciudadanos se hacen con el liderazgo en un partido.)

2.- ¿A qué dirigentes socialistas y sobre qué Instituciones está presionando Coalición Canaria para seguir manteniendo la alcaldía de La Laguna? Presionan a quienes dirigen aquellos cabildos y ayuntamientos donde aún sobrevive al “pacto en cascada”, a pesar de la humillante expulsión del PSOE del Gobierno de Canarias y de la retahíla de incumplimientos por parte de ATI en los municipios tinerfeños. Los cabildos de Tenerife, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote, ayuntamientos palmeros… son el territorio disponible para las amenazas: si nos echan de La Laguna, pactamos con el PP y echamos a los socialistas de todos los sitios donde los números cuadren.

La Laguna, por tanto, como rehén. La voluntad de los laguneros y laguneras, secuestrada. ¿Cómo es posible que quienes toleran esta situación pueden invocar las “tradiciones municipalistas” del PSOE?

3.- ¿Es tan difícil que dirigentes como Ángel Víctor Torres entiendan esto?

Es evidente que no. Él y todos los dirigentes del PSOE grancanario estaría echados al monte si algo parecido estuviera ocurriendo, por ejemplo, en Las Palmas o en Telde. Pero nunca se han visto en una situación como ésta, porque en la Isla redonda Coalición Canaria es insignificante, ya que el espacio conservador está ocupado por el PP y el nacionalista, por Nueva Canarias.

Entonces, ¿por qué Ángel Víctor “no es partidario de mociones de censura este ecuador de la legislatura y no quiso decantarse a favor de que el PSOE la apoye en La Laguna contra CC” (Diario de Avisos 16-6-2017)?

Sencillamente, porque algunos hablan de futuro, pero discurren y actúan con el estilo del pasado: porque están temerosos de cortar amarras con el Régimen, por si acaso vuelven a sacarles a bailar.

Y porque están pensando en recabar el apoyo para las próximas primarias de los dirigentes de La Palma, Fuerteventura y Lanzarote. También pasado, porque las primarias pueden acabarlas decidiendo los militantes y no los dirigentes.

Y porque les parece tan natural como la vida misma que una condición esencial de cualquier pacto con Coalición Canaria en el pasado haya sido la de un reparto territorial, en el que Gran Canaria sea para el PP de Soria o para el PSOE de Jerónimo, José Miguel Pérez, Blas Trujillo, Augusto Brito… y Tenerife y La Palma para ATI y para API, núcleo hegemónico de Coalición Canaria desde la felonía fundacional, la Moción de censura de 1993.

4.- Epílogo.

Me es muy difícil entender cómo dirigentes socialistas que empiezan a hablar del futuro, no entienden esto.

Es incomprensible que socialistas laguneros, como Gustavo Matos o José Antonio Valbuena no estén exigiendo a todos los candidatos un pronunciamiento explícito sobre la situación de La Laguna.

No hay nada de futuro en todo esto. Es la perpetuación de un Régimen que coloniza las Instituciones canarias y hasta los partidos que debieran poner en pié alternativa democrática y progresista, para poner el sistema político del Archipiélago al servicio de los lobbys económicos más influyentes. Por eso es un Régimen, un sistema de poder que poco se parece a la democracia. Y que ya debería ser pasado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha