eldiario.es

Menú

Entre usted en los bancos, señor Zapatero

- PUBLICIDAD -

La confianza en el sistema financiero aún no se ha restablecido pero los avances que se han producido hasta ahora en la recuperación de un clima de mayor tranquilidad han pasado por la intervención del Estado en las entidades bancarias por medio de nacionalizaciones parciales o totales.

En España, el Estado ha intervenido indirectamente, garantizando emisiones y comprando activos, pero se espera algo más. Ya no basta con invocar el "Credo" de que los bancos españoles son los mejores del mundo y esperar a que escampe; aunque no hay motivos para dudar de la solvencia de la mayoría de ellos no hay entidad que resista una crisis general duradera y profundiza.

Me ha parecido muy significativo que Francisco González ("FG" para el mundillo financiero), presidente del BBVA, el segundo banco del país tras el Santander de Emilio Botín, pidiera que el Estado intervenga en las entidades con problemas ? sin citarlas por supuesto - como fórmula para minimizar su efecto en la economía y acelerar la recuperación.

En opinión de FG, el sistema financiero tendría que "estar preparado" para abordar estas actuaciones de forma rápida y eficaz, y lograr que tuvieran los menores impactos negativos sobre el conjunto de las entidades. González expresa así con bastante contundencia su temor al contagio al tiempo que reconoce que la crisis bancaria no se resuelve de la noche a la mañana por el mero procedimiento de inyectarla dinero.

El problema inmediato de liquidez se ha superado en general pero asistimos a una galopada de la morosidad, un fantasma que afecta a todos los bancos y cajas pues depende en buena medida de la marcha de la economía en general pero les afecta de forma diferente pues no todos tomaron las mismas precauciones ni todos están igualmente preparados para afrontarlo sin tambalearse.

Pero, aun superada esta segunda fase, no se habría resuelto el problema. El presidente del BBVA ha hecho una apreciación interesante respecto a una tercera fase definida por la necesidad de una reconversión industrial del sector.

La banca tiene pues que pasar por el Vía Crucis que lleva desde lo más volátil a lo estructural. Y no es González el único en manifestar que el sistema bancario está "tocado".

Los bancos que han sido la enseña más potente de este país ya no volverán a ser lo que eran. No volverán a ocupar la vanguardia de la economía española ni valdrán lo que han valido sin antes someterse a una transformación profunda que exige reformas tecnológicas pero también una mejor adaptación al mundo productivo.

Joaquín Almunia, comisario europeo de Asuntos Económicos lo ha expresado de forma muy gráfica en el mismo foro en el que intervino González, en la V Conferencia Internacional de ABC: Tras la crisis, el sistema financiero será más pequeño y tendrá una capacidad de empuje menor lo que "es una garantía de que no se va a salir por una curva del camino".

No hay costumbre de que un banquero pida la intervención del Estado animando al presidente del Gobierno a aplicar sin titubeos el Fondo de Garantía de Depósitos tal como ocurrió en la crisis bancaria de los años ochenta. No hay costumbre pero no debe sorprendernos. Ello demuestra hasta que punto ha cundido la preocupación entre quienes, hasta ayer mismo, esgrimían con orgullo la palanca que mueve el mundo. Los dueños del Universo deberán adaptarse a un proceso de "desapalancamiento".

*Periodista en elplural.com

José García Abad*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha