eldiario.es

Menú

Este verano meteorología y política van de la mano

- PUBLICIDAD -

Y como no teníamos poco con la Dolores de la Mancha, el Mariano que no sabemos si sube o baja, el Camps que a pesar de las temperaturas, no pierde sus postura de maniquí de alta costura o el Feijoo, que como buen compi acompaña al autoproclamado delfín del levante, a rogarle a Santiago Apóstol, que le de fuerzas, donde más las necesite, para vencer y convencer a sus conciudadanos, que llegado el momento, subirá a los cielos, como Dios lo trajo al mundo, a pesar de lo bien que viste, en éste terrenal mundo de la Gürte. No muy lejos de Galicia, otro que también ha dejado las vacaciones y se ha lanzado a hacer campaña en busca de los apoyos necesarios, es aquel señor que perdió los "cascos" pegados a los hilitos de plastilina del Prestig, y que no debe andar muy boyante económicamente hablando, y desea volver a los ruedos, pues mucho dinero tiene que repartir, con tanta divorciada por medio; a pesar que han sido los malditos rojillos los que hicieron posible, que pudiera "mojar" pan en diferentes mermeladas.

Y ya no digamos nada de nuestras "afortunadas" islas, por acá el solajero, es más o menos el mismo, nos salva que en alguna hora del día, nuestros amigos los alisios, nos dan un respiro. Pero Pepe Manue, no las tiene todas consigo, con su alborotado gallinero, donde parece ser, estaban agazapados algunos gallos de pelea, que han puesto en marcha el afilador y preparan sus espuelas, para iniciar el ataque, que les llevarán a la "muerte política" o a ser los gallitos del corral. Es todo un cara o cruz, que sin ser novedad en la política, sí que es novedoso en el ultraconservador partido popular, donde históricamente había un capitán y el resto de la panda eran los grumetes; pero en ésta ocasión los grumetes se han levantado en armas, deseosos de participar en el reparto de la suculenta empanadilla, que el amigo Mariano les ha enseñado a confeccionar, en sus ratos libres, allá en el Sur, junto a Paquirrín, el alcalde que ha sido capaz de cerrar un presupuesto con superávit, y tener cabreados a tiros y troyanos. Pero en las últimas horas al pescador de salmón, se le ha "cortado" la leche, el yogur y el queso fresco. Ha sido la indomable Paquita Luengo, que en su día, le puso a caer de un burro, con el pelotazo de Sialsa; y que hoy nuestros colegas de CANARIAS AHORA, han rescatado de la hemeroteca; para vergüenza del caballeroso vicepresidente de la cosa nostra. Ya nos chivatean los "correveidile" de su "alocada" casa política, que entre tranquimisín e infusiones de manzanilla, anda el hombre deprimido.

Pero no todo está en la "cristiana" casa del P.P., también el solajero ha llegado a la Villa del Oso y el Madroño, y sin esperárselo a Dª. Esperanza le ha salido un "callo" difícil de extirpar. La todoterreno y bien mandá de la carismática Trinidad Jiménez, Trini para sus amigos, le piensa "jeringar" su descanso; a pesar de que , se sentía felicísima, con las encuestas, que también ella las ha pagado muy bien, y, que le daban un cuatrienio más de tiempo, para concluir todas las privatizaciones puestas en marcha, para garantizarse una buena pensión vitalicia, en algunos de los Centros Asistenciales de la Seguridad Social de todos los madrileños , y que ella ha ido poniendo en manos de sus amigos del alma, que ella también los tiene, y se congratula de que no es sólo su amiguito Paquito Camps, el titular de la c/c de la "Gürtell". Y muy cerquita de su "Kiosco" Ruíz Gallardón, deshoja la margarita, preparando las estrategias electorales, para que el mundialista Jaime Lissavcezky, no consiga el trofeo de laVilla del Oso y el Madroño, sabiendo que los madrileños están hasta los "humildes" de andar por un sempiterno Madrid en obras, que nunca parecen acabar; y es que, a pesar de ser ciudadanos de la capital del Estado, aún no han descubierto, que en el Manual de Obras del P.P se especifican con todo detalle, y ejemplarizantes ejemplos, los modus operandi del milagrito de la multiplicación de los panes y los peces, versión siglo XXI: cemento, hormigón, y ladrillo.

Y me dirán nuestro estimados lectores, que el solajero también a mí me ha alcanzado, todo por ponerle oído a Maestro Pancho que como buen canario socarrón, tiene más razón que un templo, e invitarle al cafelito mañanero, está más que merecido.

Antonio Ortega Santana

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha