eldiario.es

Menú

Sin vergüenza no hay sonrojo

- PUBLICIDAD -

Para rematar el absurdo apareció por allí la consejera regional de Turismo, Rita Martín, que declaró solemnemente que con la nueva radio "cada mañana nos levantamos canarios", así de literal, se lo juro por mi madre.

Luego, un despistado senador Macías manifestó que Canarias Radio es "la voz canaria", que es justamente el lema que empleó Coalición Canaria en las últimas elecciones. Macías, que se sepa, sigue perteneciendo al Partido Popular. Por si fuera poco, el senador vitalicio agregó que "todos los años deberían celebrarse el Día de Canarias y no sólo el Día de Canarias". Bonito trabalenguas sin sentido.

Luego, el director de la radio y televisión autonómicas, que ha pasado de Willy a don Guillermo García-Martillana y García-Checa (o algo así, eso me pareció oir), largó una serie de lugares comunes al estilo de "ésta será una radio para el pueblo, sin distinciones, para todas las islas. Una radio austera". Tan austera como que todavía no tiene acabadas las instalaciones y se inauguró sin haber completado aún la plantilla.

Por si fuera poco, tras las críticas educadas de los socialistas Jerónimo Saavedra y José Miguel Pérez a la cosa, la directora de informativos de la radio autonómica, una tal Teresa Cruz, se dirigió al ilustre alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, ex presidente del Gobierno canario y ex ministro sin ningún tratamiento especial, al contrario que hizo con Paulino Rivero, que recordó sus pinitos radiofónicos cuando era comentarista deportivo y no confundía al asturiano Adrián Colunga con un canterazo de la Unión Deportiva Las Palmas.

A Saavedra lo llamó Jerónimo y a Rivero lo subió de escalafón al dirigirse a él como don Paulino. Al septuagenario Saavedra lo trató como a un recién llegado y al cincuentón Rivero, que tiene edad para ser su hijo (de Saavedra, no de Cruz), lo elevó de categoría, quizá para compensar su poca estatura física y política.

No deja de ser curioso que la responsable (o irresponsable, más bien) de la información de la radio pública canaria ya haga distinciones entre partidos y personalidades políticas el mismo día de la inauguración oficial del medio. No se puede pedir mucho a una persona que el único mérito que tiene para ocupar el puesto es haber tenido hijos con la ex mano derecha de Soria.

La doña ya viene de otros puestos oficiales en la Autoridad Portuaria y la Consejería de Sanidad, a las que también la enchufaron por la cara sus correligionarios y conmilitones. No en vano tuvo la cara dura de representar al PP como interventora en una mesa electoral en los últimos comicios generales, cuando su nombramiento en la radio ya había sido firmado. Así entiende el pacto CC-PP que nos vamos a creer la pluralidad, la objetividad y la imparcialidad informativas que nos quieren hacer tragar.

A todo ello hay que unir a Cruz su condición de goda (a una persona que nace en Tánger o Tetuán, como es su caso, no se le puede llamar peninsular, aunque sus antecesores lo sean). La radio autonómica, en sus estatutos, señala que uno de los objetivos primordiales de su funcionamiento es promover el léxico isleño y el habla canaria, con sus particulares expresiones y dichos.

No parece lo más apropiado que ello esté en las manos de una advenediza arribista que llegó hace unos pocos años a estas islas, aunque nos parezcan lustros. ¿Qué nos va a enseñar ésta de expresiones y palabras canarias?

El día de gloria lo concluyó con una entrevista a la consejera regional de Sanidad, Mercedes Roldós, su anterior jefa política, a la que tuteó sin el más mínimo pudor. La cosa se produjo de la siguiente manera:

-Y ahora que nadie nos está oyendo (el tópico radiofónico), vamos a saludar a mi consejera preferida, por la que profeso especial debilidad.

-Bueno, tú sí que eres una magnífica profesional, la mejor que ha pasado por la consejería (con lo que imaginen cómo dejó la consejera a su actual responsable de prensa).

-No sigas, no sigas, que me sonrojas.

No, mi niña, tú tienes la cara tan dura que no te sonrojas. Los que nos sonrojamos somos todos nosotros, los canarios contribuyentes que sostenemos este nuevo engendro autonómico. Radio pública, vergüenza privada. Privada y ajena.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha