eldiario.es

Menú

El viento que la inoperancia se llevó

- PUBLICIDAD -

Unos días más tarde, la Consejería de Política Territorial del Cabildo grancanario hacía público un informe en el que se afirmaba que el 80% de los 15 nuevos parques eólicos adjudicados en esta isla choca frontalmente con el Plan Insular de Ordenación y no digamos nada de lo que sucederá con la aprobación del Plan Territorial Especial de Ordenación de Infraestructuras de Producción, Transporte y Almacenamiento de Energía Eólica ( PTE 32), ahora en trámite.

También por esas fechas el consejero de Empleo Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, Jorge Rodríguez, me acusaba de estar interrumpiendo el proceso y de falsear la realidad dado que -afirmaba- hago un mal uso del artículo 55 y no me refiero para nada al 62 que es el que salva las objeciones a las que alude. En todos los casos Jorge Rodríguez afirma que no es cierto lo que planteo y que los parques se podrán instalar sin problemas.

Llegados a este punto, quiero decir, con absoluta firmeza y rotundidad, que no es cierto lo que dice el consejero de Industria y que el artículo 62, tanto en la Ley de Medidas Urgentes de este año como en las Directrices de Ordenación de 2003, se refiere a Proyectos de Actuación Territorial, una figura compleja y excepcional, cuyo trámite puede alargarse tanto como para la aprobación de un Plan General. Es decir, si algún parque logra acogerse a un PAT, si alguno de ellos lograra colarse por esta vía, su constatación física no será nunca antes de cinco o seis años, y eso sin contar con los PGO de los municipios, el PIO y el PTE 32.

Dice el catedrático grancanario de Derecho Administrativo, Andrés Betancor, que el Derecho urbanístico canario es el más complejo del mundo. Pues ni por esas el Gobierno fue capaz de coordinarse interiormente ni fue capaz de coordinar los planes de ordenación de otras administraciones y sacar un documento sobre espacios reales susceptibles de ser utilizados para instalar parques eólicos.

Insisto de nuevo en afirmar, con todo el dolor de mi alma por lo que nos va en ello, que va a ser prácticamente imposible que los parque eólicos resultantes del último concurso se puedan instalar y reto al Consejero Jorge Rodríguez a que, de la misma manera que lo estoy haciendo yo ahora, demuestre lo contrario. A los diez años que llevamos sin instalar un nuevo molino en Canarias se sumarán otros cinco o más, por lo menos, sin que podamos aprovechar este recurso natural. Otra cosa será dilucidar si algún avispado utilizará argucias administrativas y judiciales para pedir indemnizaciones millonarias, pero lo cierto es que la realidad es terca y el Gobierno ha metido la pata hasta el corvejón. Y aquí no pasa nada. Nadie dimite. La sociedad calla, los afectados se arrugan por si las represalias?Es como si la abulia, el miedo y la desinformación se adueñaran del sentir colectivo. Así nos va.

No es casualidad por tanto que en este archipiélago atlántico -la Arabia Saudí de las energías renovables como la denominó Jeremy Rifkin- andemos a la cola en la producción de energía eólica en España. Para el Observatorio Eólico de la Asociación Empresarial Eólica, Castilla-La Mancha (3.415MW), Castilla y León (3.334MW) y Galicia (3.145MW) son las regiones con mayor potencia eólica instalada en España y en el extremo opuesto se sitúan Canarias (134MW), Cantabria (17,85MW) y Baleares (3,5MW). Andalucía ha incrementado en dos años un 196% su porcentaje ocupando en la actualidad el cuarto lugar en producción; Murcia ha vivido un aumento del 125% y la Comunidad Valenciana un 112,68 %. Y nosotros un cero patatero.

La Agencia Internacional de la Energía ha abogado recientemente por una revolución que lleve a la energía eólica a superar en sólo 10 años la potencia nuclear en el mundo; en un estudio publicado en Science y realizado por la universidad de Harvard y la de Tsinghua de Pekín se asegura que al ritmo que lleva instalando grandes parques, China podría abastecerse sólo de energía eólica en 2030; en el informe "El futuro de la energía eólica: aumento de la rentabilidad y la madurez tecnológica", elaborado por Busines Insights, se afirma que la energía eólica es una fuente de energía altamente competitiva frente a la energía nuclear y a centrales avanzadas de carbón y gas, incluso sin los créditos fiscales, de acuerdo con las últimas comparaciones de costes; el Departamento de Energía de Estados Unidos ha dicho recientemente que la energía eólica podría proporcionar en el 2030 el 20% de electricidad del país y que, al tiempo, crearía medio millón de puestos de trabajo, más o menos los mismos que prevé hacer España por el mismo periodo; sólo en Europa , según la Dirección General de Energía de la Comisión Europea, las renovables emplean a un millón y medio de trabajadores; un grupo de ingenieros de la universidad de Zaragoza ha concluido que la energía eólica puede alcanzar el 30% de la producción energética española en 2030; de acuerdo con los datos de la AEE, España ocupa el segundo lugar en Europa, tras Alemania, y el tercero mundial en la producción de esta energía; el Consejo Global de la Energía Eólica asegura que España, Estados Unidos y China lideraron en los dos últimos años la instalación de energía eólica en el mundo, que ha aumentado en este periodo un 27%; un estudio del Departamento de Ciencias Planetarias y de la Tierra de la Universidad de Harvard afirma que la energía eólica permitiría producir 40 veces más electricidad que la que consume el mundo entero anualmente y que sólo EEUU tiene viento suficiente como para cubrir con la tecnología eólica 16 veces su demanda de electricidad; Reino Unido ha iniciado la reconversión de su industria petrolera de alta mar hacia la eólica y la potencia de todos sus molinos sería equivalente a la de 25 plantas nucleares; hace escasas fechas Noruega ha inaugurado el mayor parque eólico marino, con una producción total de 209MW, lo que equivale al consumo eléctrico de 200.000 viviendas y, por último, y para no cansarles, Noruega acaba de inaugurar también el primer molino eólico flotante del mundo, capaz de abastecer a más de mil personas, en un mar con más 120 metros de profundidad.

¿Y nosotros, en Canarias? A la cola, y, a tenor del concurso fallido, por muchos años. Como empujados por un viento que se niega a llevarnos a ninguna parte.

(*) Antonio Morales Méndez es alcalde del municipio grancanario de Agüimes.

Antonio Morales *

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha