eldiario.es

Menú

El Gobierno canario expresa su perplejidad por las acusaciones de los sindicatos

UGT y CCOO acusan al consejero de Presidencia de ofrecerles subvenciones para paliar la pérdida de recursos que sufren debido a la supresión de sus liberados institucionales.

A juicio del portavoz del Gobierno, la interpretación de que esa subvención pretende "comprar a los sindicatos parece cuando menos descabellada".

- PUBLICIDAD -

El Gobierno de Canarias ha expresado este jueves su "perplejidad" después de que UGT y CCOO hayan denunciado que el consejero regional de Presidencia, Francisco Hernández Spínola, ha tratado de "comprar sus voluntades".

Los sindicatos atribuyen esa intención a Spínola tras ofrecerles subvenciones para paliar la pérdida de recursos que sufren debido a la supresión de sus liberados institucionales.

El portavoz del Gobierno de Canarias, Martín Marrero, ha indicado que el Ejecutivo está obligado a aplicar la nueva normativa estatal que limita el uso y disponibilidad del crédito sindical, que en la práctica supone una reducción del número de horas y de los liberados sindicales.

En el marco de la administración pública, el Gobierno inició una negociación con los sindicatos, y en noviembre pasado, se logró "un acuerdo unánime" en cuanto a la representación en el que UGT y CCOO mostraron su acuerdo, ha recordado Marrero.

Por otra parte, se encuentran los liberados sindicales regulados por los acuerdos de concertación social, que canaliza la Consejería de Empleo, Industria y Comercio, por lo que la acusación contra Spínola "carece de sentido", según el portavoz del Gobierno.

En este segundo ámbito de la mesa de concertación social, los afectados son 40 empleados públicos liberados por los acuerdos de concertación social, que se han visto afectados por la normativa estatal.

El Gobierno ha planteado el pago de una subvención para el pago de los gastos de la actividad sindical vinculada a la concertación social ante la imposición estatal de que desapareciesen esos 40 empleados, ha dicho Marrero.

A su juicio, la interpretación de que esa subvención pretende "comprar a los sindicatos parece cuando menos descabellada", ya que "no hay más alternativas", esos liberados deben desaparecer y la única forma de mantener su actividad es mediante la subvención.

Marrero ha insistido en que el Gobierno canario ha demostrado con hechos" su intención de mantener un diálogo fluido" con los sindicatos y mantiene la mano tendida.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha