eldiario.es

Menú

Colores chicanos

LA CASA ENCENDIDA DE MADRID OFRECE UN RECORRIDO POR EL ARTE MESTIZO

- PUBLICIDAD -

La Casa Encendida de Obra Social Caja Madrid ofrece la exposición Pintores de Aztlán, un recorrido sobre la pintura chicana que podrá verse en este centro hasta el 3 de junio. Comisariada por Mireia Sentís, en la muestra podrán verse cerca de 60 obras de varios artistas comprendidos en lo que se ha denominado El plan espiritual de Aztlán.

La actual frontera entre México y EE UU fue creada por una guerra: la México-americana (1847-1848). Después de entrar en México DF, los Estados Unidos hicieron firmar a México el tratado de Guadalupe Hidalgo por el cual los mexicanos cedían las tierras que son ahora Arizona, California, Nuevo México, Texas, Utah, Nevada y parte de Colorado y Wyoming, a cambio de 15 millones de dólares. Así, la cultura de los mexicanos que quedaron en el territorio norte fue transformándose poco a poco, dando paso a una nueva identidad cultural, totalmente propia, pero que compartía dos cuadros de referencia.

Un siglo después de la construcción de esa frontera, empezó una profusa emigración del sur al norte que no ha hecho más que ir en aumento. Hacia 1960 el número de mexicanos trabajando en los campos de sus ex tierras, pero sin ninguna cobertura social, era ya lo suficientemente grande como para que empezaran a exigir ciertas condiciones de trabajo. Es cuando nace el Chicano. Este movimiento pronto sintió la necesidad de disponer tanto de eslóganes como de una iconografía propia. En 1965 se unieron al movimiento estudiantes y artistas. Estos últimos inspirándose en los muralistas de su país de origen y en su voluntad de inmortalizar a los héroes populares, crearon una fascinante cartografía tanto antropológica como político-social.

En los años 70 ya se les reconocía, en sus propias comunidades, no ya como artistas activistas sino como artistas a secas. No es hasta fechas relativamente recientes que han empezado a ser aceptados por Norteamérica como una potente y autóctona corriente artística. Los creadores mexicanos están presentes en la escena artística estadounidense desde principios del siglo XX, a partir de la revolución de 1910, que desencadena el primer desplazamiento masivo de emigrantes.

La muestra que ofrece la Casa Encendida acota tan sólo una pequeña parcela del arte chicano, centrada en una disciplina y representada por creadores, en su mayoría, de una misma generación. En el término Aztlán se reconocen exclusivamente una serie de artistas formados en los inicios del Movimiento, en sintonía con el llamado Plan Espiritual de Aztlán. Varios de ellos viven en Los Ángeles, la ciudad donde ha tenido mayor auge la corriente de pintura urbana que se subraya. Habría que añadir que la exposición no se centra en una ciudad, sino casi en un barrio: East LA, la zona considerada más dura, situada al Este de Los Angeles River.

Los artistas participantes en la muestra son: Frank Romero (Los Ángeles, 1939), Carlos Almaraz (México DF, 1941), Wayne Alaniz Healy (Los Ángeles, 1946), Chaz Bojórquez (Los Ángeles, 1949), John Valadez (Los Ángeles, 1951), Adán Hernández (Childress, Texas, 1951), Patssi Valdez (Los Ángeles, 1952), George Yepes (Tijuana, 1956) y David Flury (Los Ángeles, 1972).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha