eldiario.es

Menú

Juan Carlos Fresnadillo sobrevive a los zombies

EL VIERNES SE ESTRENA LA PELÍCULA DEL DIRECTOR CANARIO '28 SEMANAS DESPUÉS'

- PUBLICIDAD -

Cuado le ofrecieron a Juan Carlos Fresnadillo la dirección de 28 semanas después, la continuación de la muy exitosa 28 días después, el cineasta canario no dudó un ápice en aceptar el proyecto. Con su media naranja del cine, Enrique López Lavigne, hizo las maletas y viajó a Londres para desnudar la ciudad y convertirla en su segunda casa durante el año que duró el rodaje. "Obsesionado con la supervivencia", los zombies no han podido con él y ha convertido esta secuela en un taquillazo en EEUU. Este viernes se estrena la película del primer cortometrajista español que consiguió una candidatura al Oscar con Esposados y el también realizador de Intacto. El virus de la rabia cruza el charco y ya está en España.

¿Los zombies han podido con Spiderman?

Los zombies han estado luchando con Spiderman un poquito. 28 semanas después ha estado en segunda posición en taquilla pisándole los talones.

Los críticos han aplaudido un thriller ferozmente entretenido...

La respuesta es un thriller apocalíptico, con grandes momentos de acción y entretenimiento, y luego, también dotado con lo que yo llamo el corazón de la historia que está basado en una familia que intenta empezar de nuevo en una ciudad como es Londres devastada por el virus de la rabia.

¿Qué te llevó a aceptar el proyecto?

Básicamente el poder trabajar en una historia de género, que me parecía el marco adecuado y fantástico para desarrollar mis capacidades como director. Y sobre todo, la libertad que en ese sentido me otorgaron los productores de la película, que normalmente cuando uno trabaja en el mundo anglosajón es complicado de conseguir cuando estás metido en una película industrial como es ésta. El poder escribir el guión y contar con mis colaboradores habituales realmente hizo muy atractiva la posibilidad de hacer esta historia.

¿Sobrevivir en Londres ha sido casi tan duro como luchar contra los infectados?

Londres es una ciudad dura, complicada sobre todo cuando estás rodando allí. Para la película tuvimos que conseguir dar la impresión de que ha sido devastada, con lo cual, no puede haber nadie en ninguna toma. Tiene que ser una ciudad completamente vacía y fantasmal y como todos sabemos, Londres es una ciudad muy habitada, llena de vida y muy activa. Es realmente complicado conseguir esos planos del Londres desierto y vacío. Pero bueno, dándose algún que otro madrugón y trabajando rápido puedes conseguir el ángulo perfecto para poder llevar a la pantalla un escenario desolado y vacío después de una infección tan terrible como la que la película plantea.

Cuando rodaste en el Canary Wharf y en Isle of Dogs, ¿te sentiste como en casa?

Realmente fue una gran coincidencia estar rodando en ese lugar que emblemáticamente ha estado tan conectado con Canarias. Como todos sabemos, Canary Wharf y Isle of Dogs eran esos embarcaderos donde los barcos procedentes de Canarias desembarcaban y cargaban y descargaban sus mercancías. Era un lugar de tránsito muy importante en el comercio frecuente que había entre Canarias e Inglaterra en el siglo XVIII y XIX, lo cual era bastante curioso. Sentía estar rodando en un sitio que, de alguna manera, ha sido importantísimo en la vida socioeconómica de Canarias.

¿Esta secuela supera a su predecesora?

No lo sé. Eso creo que lo tiene que dictaminar el público. Yo sinceramente he hecho una historia que sentía, un poco con el vértigo que da evidentemente continuar un paisaje de una historia con tanto éxito como fue la primera. Pero el poder haberla desarrollado como deseaba era lo que me animaba y me impulsaba a dar lo mejor de mí.

No aburrir al personal se convierte en una obsesión cada vez que tienes un nuevo proyecto?

Creo que sí. Como muy bien decía Billy Wilder, el primer mandamiento de un cineasta es no aburrir. 28 semanas después, en ese sentido, es una película muy entretenida y a la vez con algo que el espectador puede atrapar y puede sentirse identificado, sobre todo, la sensación de realidad que tiene la película: el poder pensar que algo tan duro y tan terrible como una epidemia pude ocurrir. Esa fue una de las premisas fundamentales a la hora de llevar la historia, intentar hacer una especie de documental sobre el horror de una epidemia como ésta.

También te obsesiona la supervivencia...

Sí. La supervivencia es uno de mis temas favoritos, el cómo de alguna manera intentamos superar todos los obstáculos para sobrevivir, incluso el más duro y más terrible que es haber perdido tus seres queridos. Creo que en ese sentido me interesa mucho la soledad del superviviente. El por un lado sentirse afortunado porque se ha salvado, pero por otro, el sentimiento de culpa que aparece a veces en los supervivientes por haber sobrevivido. Y cómo es el proceso de empezar a vivir otra vez, cómo tienes que superar todo el pasado y concentrarte en el presente.

¿Superada ya la barrera del inglés para nuevos proyectos?

Después de estar un año en Inglaterra trabajando intensamente, el inglés es ya una herramienta de trabajo y que te permite comunicarte y optar a proyectos tan interesantes como el que he realizado ahora.

Siete semanas después que en EEUU se estrena en España ¿Ahora qué toca?

Toca un poco de descanso si soy honesto porque realmente ha sido una experiencia muy intensa, y luego ya pensar en la siguiente. Creo que todo lo que ha pasado con 28 semanas después me permite ahora la posibilidad de continuar mi carrera de la manera en que me gustaría, trabajando en proyectos que me interesan.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha