eldiario.es

Menú

Palazuelo, arte y misticismo

EL GUGGENHEIM RINDE HOMENAJE A UN CREADOR CLAVE DEL SIGLO XX

- PUBLICIDAD -

El Museo Guggenheim Bilbao presenta, hasta el 3 de junio, una de las más completas retrospectivas realizadas hasta el momento sobre Pablo Palazuelo (Madrid, 1915), una de las figuras clave del arte español de la segunda mitad del siglo XX que, desafortunadamente, sigue sin gozar del reconocimiento internacional que su obra merecería.

La muestra reúne unas 350 obras que, en muchos casos, no habían sido expuestas con anterioridad o sólo habían sido vistas en público en una única ocasión por pertenecer a diferentes colecciones privadas o al propio archivo del artista y de su familia; así como algunas piezas de la colección del Guggenheim. A diferencia de anteriores antológicas del artista, Palazuelo. Proceso de trabajo va más allá de presentar la evolución artística de este creador desde un punto de vista cronológico y ahonda en los aspectos más ignorados de su obra, por medio de una convivencia entre sus guaches, pinturas y esculturas, y los bocetos y dibujos, que revelan los procesos creativos del artista, que él consideraba más importantes que el propio resultado.

Su obra ha sido catalogada por la historiografía reciente dentro una abstracción de tipo idealista, muy vinculada a corrientes de espiritualidad y a una concepción sagrada del artista y de su obra. Es importante la influencia que tuvo su etapa de estancia en París durante más de dos décadas, en la que se interesa por el esoterismo, la cábala y las formas de conocimiento no vinculadas al pensamiento occidental. Las referencias a la historia del arte también son claras en su obra, fundamentalmente la obra de Paul Klee, , el constructivismo ruso de Gabo y Pevsner, o el trabajo de Kandisnsky o Mondrian en sus comienzos.

Sin embargo, su interés por el pensamiento científico, por las matemáticas, la música, o las leyes físicas de la naturaleza es tanto o más importante en su trayectoria que estos aspectos, ya que, a juicio de Manuel J. Borja-Villel, director del Museu d'Art Contemporani de Barcelona (Macba), y Teresa Grandas, comisarios de la muestra, "le permiten ahondar en el desarrollo de una forma de abstracción muy personal, basada en el análisis de formas naturales y el uso de la geometría".

De ahí que la exposición no se plantea como una retrospectiva tradicional en la que se representarían cronológicamente las diferentes etapas de su trabajo, sino que se ha primado evidenciar aquellos trabajos en los que su búsqueda de un tipo de abstracción era más patentes, como en su producción de los años cincuenta y sesenta que se muestra de forma más extensa en esta muestra. Las formas en Palazuelo son abiertas y es el espectador quien ha de completarlas; generan constantemente transformaciones, diálogos continuos que fuerzan el espacio que se genera entre ellas. La imaginación de quien las observa juega un papel muy importante puesto que activa la realidad en cada obra.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha