eldiario.es

Menú

La Palma pide a la UNESCO que La Bajada sea Patrimonio de la Humanidad

Moción aprobada por unanimidad en el Pleno del Cabildo palmero. Los grupos destacan el carácter único y singular de la fiesta de Santa Cruz de La Palma.

- PUBLICIDAD -

El pleno del Cabildo de La Palma ha solicitado este jueves la declaración como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad para las fiestas de la Bajada de la Virgen de Las Nieves, que se celebran en esta isla cada cinco años.

En el pleno se ha apoyado unánimemente una declaración institucional en la que se exaltan estas fiestas lustrales donde se dice que "la Bajada de la Virgen de las Nieves se ha erigido como una las convocatorias festivas históricas más originales de cuantas se celebran en España".

"El reconocimiento de sus singularidades ha sido puesto de relieve por la crítica en numerosas ocasiones, así como por la prensa (nacional e internacional) y diversos organismos e instituciones a través de la concesión de distinciones, como la declaración en 1965 de Fiesta de Interés Turístico Nacional o la concesión, en 2007, del Premio Internacional del Centro para la Conservación del Patrimonio", se recoge en el texto firmado por los historiadores Víctor Hernández y Manuel Poggio.

Entre los argumentos para solicitar la Declaración de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad para esta celebración se encuentran, además de su origen religioso, "los principales números tradicionales que conforman su programa y la ritualidad que aporta al conjunto un alto nivel de unicidad y coherencia, más allá de las convenciones, las desafortunadas copias o los procesos de desintegración que pueblan el actual universo festivo español".

Entre los momentos más especiales para los palmeros, se encuentra la Romería de la Bajada del Trono, la Danza de los Enanos, y por supuesto la propia bajada de la imagen de la Virgen de Las Nieves desde su Santuario en La Dehesa hasta la Parroquia de El Salvador recorriendo las históricas calles de Santa Cruz de La Palma.

La fiesta de periodicidad lustral, tal y como la conocemos hoy, fue fundada en 1676 por el obispo de Canarias Bartolomé García Ximénez durante su visita pastoral a La Palma.

A caballo entre una fiesta cortesana y popular, la Bajada tiene una impronta barroca en sus actos principales, donde destacan los espectáculos teatrales como las loas o la escenificación del Carro Alegórico y Triunfal.

También cobran especial importancia los espectáculos coreográficos con números variados como la Danza de Los Mascarones y de Los Enanos, esta última emblema principal de las fiestas y de la isla de La Palma.

Se trata de figuras humanas deformes fabricadas en distintos materiales, en su origen, en pasta de papel y textil, que danza al ritmo alegre de una polca tras salir de una reducida caseta en la que segundos antes se ha producido la mágica transformación de una veintena de hombres de imponentes dimensiones disfrazados de personajes alegóricos a la fiesta, en pequeños y juguetones danzarines que causan la sorpresa e ilusión de los espectadores.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha