eldiario.es

Menú

Tàpies, el pintor comprometido

EL ARTISTA EXPONE SU ÚLTIMA OBRA EN UNA GALERÍA DE MADRID

- PUBLICIDAD -

Tiene 83 años, pero eso no es óbice para que su producción se vea resentida. El pintor catalán Antoni Tàpies expone en la Galería Soledad Lorenzo de Madrid catorce de sus últimas obras, que reflejan su interés por los problemas que asolan el mundo y su preocupación por el dolor y la violencia. Su trabajo "instintivo" y su mezcla de materiales táctiles que almacena en su casa de Montseny, son sus principales señas de identidad. "Invento formas para hacer reflexionar a quien contemple mi cuadro", señaló este artista, cuya obra ha sido siempre permeable a los acontecimientos políticos y sociales del momento.

La galerista Soledad Lorenzo señala que la selección de estas catorce obras se debe a su "coherencia visual" y porque suponen un repaso por los temas característicos de Tápies.

Según explican los expertos en su obra, sus últimos trabajos constituyen esencialmente una reflexión sobre el dolor -físico y espiritual-, entendido como parte integrante de la vida, en realidad, de su vida. El paso del tiempo, que ha sido una constante en la obra de Tàpies, adquiere ahora nuevos matices, al vivirse como una experiencia personal que comporta un mejor conocimiento de sí mismo y una comprensión más clara del mundo que le rodea.

"Cuando Tàpies plasma un brazo, una pierna, una oreja, cada uno de esos fragmentos de anatomía resulta difícil de reconocer en un primer momento porque se presenta demasiado cerca de nosotros? Como sucede ahora con Lligat, ese cuerpo expuesto con las manos atadas que puede evocar a Jesús azotado y coronado de espinas o a los prisioneros iraquíes torturados y escarnecidos en Abu Ghraib?Cada una de las muescas o arañazos en la materia pictórica es un episodio del supplicium, el tormento ritual a que es sometida la víctima.

Estas marcas táctiles tan perturbadoras vienen a interrumpir la serena tersura de lo visual e intensifican extraordinariamente la carga expresiva de la imagen", escribe Guillermo Solana en el catálogo de la muestra.

Interesado por la tierra, el polvo, y el uso de materiales ajenos a la expresión plástica academicista, Tàpies asegura que a la hora de crear o bien deja libre su inconsciente y se deja llevar por las sensaciones táctiles que le producen todo tipo de materiales (telas, periódicos o resinas) o "ve sus cuadros de noche" entre sueños, como él mismo dice.

A pesar de estar recluido en su taller, y de pintar "por rachas" Tàpies sostiene que mantiene un gran contacto con la actualidad. Y con su compromiso social. Curiosamente, mientras se abrían las puertas de esta exposición en Madrid, se inauguraba otra exposición con obra de este pintor en Barcelona, en un instituto de secundaria. Bajo el título Formas para el siglo XXI se exhiben cinco pinturas sobre madera, una sobre tela y trece sobre papel, así como imágenes de su cuaderno de trabajo en el instituto Barri Besós, un nuevo espacio polivalente, largamente reivindicado por los vecinos de la zona desde hace veinte años.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha