eldiario.es

Menú

La mirada diferente de Botero llega a las Islas de la mano de La Caja de Canarias

SE PODRÁ VER EN FEBRERO DE 2008 EN EL CICCA

- PUBLICIDAD -

La Obra Social de La Caja de Canarias trae a las Islas en el mes de febrero de 2008 una de las exposiciones más importantes que han acogido las Islas en los últimos años. La obra pictográfica del artista colombiano Botero llega al centro Cultural de La Caja de Canarias del 15 de febrero al 19 de abril con la exposición Una mirada diferente, una colección que ejerce el papel de denuncia ante la violencia que se vive en la actualidad en Colombia.

Con su estilo peculiar de personas gruesas, que no corresponde en este caso con la temática de los cuadros expuestos, se puede contemplar madres que lloran por sus hijos muertos, personas vilmente asesinadas o torturadas de mil formas distintas. Los cuadros, algunos de ellos en carboncillo y otros al óleo, impresionan al espectador sobre todo aquellos en que la trayectoria de las balas se expresa mediante la repetición de éstas antes de llegar a la persona, el orificio del impacto en ella y su posterior continuación en el espacio. Así, si bien en sus pinturas evoca las casas, los pueblos, los paisajes, los personajes y las costumbres de un «mundo amable», como afirma el propio artista, Colombia «también tiene esa cara terrible de la violencia».

En las obras de esta exposición se representan personajes que viven sucesos trágicos y recientes, plasma esa situación, sin querer hacer juicios, pero rechazando la violencia. El tema se aleja del concepto del arte como productor de placer, «en vista de la magnitud del drama que vive Colombia, llegó el momento en el que sentí la obligación moral de dejar un testimonio sobre un momento tan irracional de nuestra historia», dice.

Botero. Una mirada diferente es un recorrido por 70 obras del artista colombiano Fernando Botero que muestra, a través de su pintura más comprometida, circunstancias y pasajes de la vida de los ciudadanos de su país natal, Colombia. 27 dibujos y 23 óleos que el pintor Fernando Botero otorgó al Museo Nacional de Colombia en 2004, se completan con una colección de 15 dibujos y dos óleos nuevos.

Entrega con la ciudadnía colombiana

A través de sus pinturas y dibujos, Botero trata de mostrar los difíciles pasajes y circunstancias que han afectado a sus compatriotas colombianos durante años, unos episodios que el pintor muestra retratando la sensibilidad de un pueblo del "que no se puede vivir de espaldas", como explica el propio pintor en el catálogo de la muestra con el título Testimonios de la barbarie.

La comisaria de esta exposición, Marta Franch, destaca la importancia del compromiso que Botero adquiere con los más desfavorecidos de su país mostrando a través de "un arma tan inofensiva como es el arte su entrega con los ciudadanos colombianos". A través de esta colección "desaparece la concepción singular de su pintura y podemos observar a un pintor entregado, que es capaz de mostrar su personalidad y compromiso".

Para ella, con el arte "se pueden establecer lazos de unión con los sectores más desfavorecidos de la sociedad y mostrar personas sin rostro en concreto que nos acercan a la desgracia, a la corrupción o las situaciones de guerra", y es a través de ellas, donde "se ve el verdadero artista, un artista que sabe llegar a la sociedad a través de su realismo". Marta Franch, ha expresado el sentimiento que vivió cuando por primera vez vio esta colección de Botero, "una muestra que nos explica a través de caras anónimas una realidad que no sólo pasa en Colombia, sino también en las caras de personas donde se viva una situación de conflicto".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha