eldiario.es

Menú

La forma, el color y el sonido de África, en el Cicca

LA EXPOSICIÓN SE INAUGURA ESTE MIÉRCOLES A LAS 20.00 HORAS

- PUBLICIDAD -

Hasta finales de diciembre, el Centro de Iniciativas de La Caja de Canarias ofrece una muestra del patrimonio musical africano con la exposición Forma, color y sonido. África: la acción de los sentidos. Es un proyecto que surge tomando como origen la colección de Javier Ballesteros. La amplia selección de notables tipos de instrumentos musicales de de este coleccionista es una evidente muestra de cómo se puede construir con rigor, desde la constancia y la convicción, una extraordinaria recopilación que contiene en su estructura la mayoría de las diversas técnicas a través de las cuales se ha desarrollado el espacio musical del continente africano. La muestra se inaugura este martes a las 20.00 horas.

Proa S.L. ha querido enfocar una visión de este conjunto de piezas desde una posición que le es más natural a sus intereses constitutivos. Es por ello que el antetítulo, Formas, colores y sonidos, define perfectamente cuales son las razones que se persiguen con esta muestra: es la naturaleza estética de estos instrumentos, más allá de su funcionalidad exclusivamente sonora, lo que conforma la voluntad última de presentar esta exposición.

Un objetivo común a todos los que, de una u otra forma, hemos compartido el proceso de producción de esta exposición es resaltar el interés de los trabajos expuestos para neutralizar la imagen apocalíptica que habitualmente se recibe sobre África en la que parece que todo el continente está condenado y no tiene ninguna solución. La simplificación y la generalización de los análisis sobre la situación africana ocultan las capacidades de sus habitantes y de sus recursos, justificando las alternativas paternalistas que impiden crear cauces de intercambios fluidos de tipo cultural, económicos y humanos.

Cada ser humano y cada civilización dan prioridad a uno o varios sentidos en su aprehensión del mundo. Tras cualquier arte se desplaza una forma de percepción de la realidad. Y toda experiencia perceptiva necesita de la acción de los sentidos. La cultura, obviamente, existe en todas las sociedades, pero los cánones estéticos, los comportamientos, las normas, implícitas o explícitas, a veces antagónicas e incluso irreconciliables, tienden a establecer diferencias entre los distintos universos creativos.

La cultura occidental privilegia la vista, el ojo, la organización visual del espacio. El mundo occidental, que atribuye un papel preeminente a las artes plásticas y a lo escrito (que pasan por la vista), tiende a apreciar la música de forma a veces cerebral, a través de la partitura y de la interpretación (considera una "lectura" de la obra). En las culturas tradicionales, como el caso de las culturas africanas, el ojo cede su supremacía al oído. Lo auditivo, la danza, el canto. Mientras en Occidente se insiste en la fidelidad a pautas establecidas, en el África y la América negra se valorizan la imaginación y la improvisación en la oratoria, la música y la danza.

El matiz afectado de la mirada occidental al arte africano se descubre en esa persistencia en hacer un juicio ético e ideológico de su producción comercial desde la perspectiva romántica que sublimiza la "ociosidad" del objeto artístico, el genio y la originalidad del autor. Este es un discurso descontextualizado en África, donde el llamado "arte" siempre ha sido una actividad funcional, intrínsecamente unida a las necesidades pragmáticas colectivas, y reglado por los imperativos de la demanda. Lo estético en África ha sido, más que un valor individualista, de compensación sicológica, el reconocimiento de un orden en el que se relaciona el individuo con la comunidad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha