eldiario.es

Menú

El museo sentimental de Carlos Pazos

EL MACBA DEDICA UNA ANTOLOGÍA A ESTE ARTISTA CATALÁN

- PUBLICIDAD -

Las cosas de Carlos Pazos se extienden por las salas del MACBA como en un salón caótico y surrealista, pero un salón a fin de cuentas. Tal vez porque son cosas de ésas que tenemos todos en algún rincón. La exposición de Carlos Pazos (Barcelona, 1949) en el MACBA (hasta el 6 de mayo) realiza un recorrido por más de treinta años de su trayectoria artística. Lejos del formato convencional de las muestras retrospectivas, No me digas nada no sigue una evolución lineal ni formal, sino que intenta reconstruir los ecosistemas de la obra de Pazos.

En el trabajo de Pazos resulta casi imposible disociar su faceta de artista de la de coleccionista de objetos. Su trayectoria se inserta en el marco de una estética del silencio. Objetos sin voz. Pazos inició su trabajo bajo la huella del arte pop europeo y lo desarrolló hacia el lenguaje del objeto, del ensamblaje y de la asociación de significados, con una fuerte relación con el arte povera, en el que se daba protagonismo al elemento cotidiano y a sus códigos iconográficos. Pero a pesar de su formación en la tradición del collage, el planteamiento de Pazos diverge. Él apuesta por la tensión entre el collage y la realidad más cotidiana, y ésa es una de las contribuciones más interesantes del universo paziano.

Una retrospectiva se basa siempre en un procedimiento coleccionista. Y el coleccionismo (o el acaparamiento) constituye la base de la elaboración artística de Carlos Pazos. Además de su carácter de metacolección, la exposición en el MACBA hace hincapié en la herramienta bruta del trabajo del artista, su archivo repleto de colecciones. Un gabinete de curiosidades o museo "sentimental" al que se nos permite echar una ojeada, como en una visita de taller. Para Pazos, el potencial evocador de los objetos constituye un valor artístico.

La exposición se completa con una película- collage producida especialmente para esta ocasión: Mnemocine. Película recortable, 2006-2007, concebida y realizada por Pazos como síntesis de su trayectoria. Este cine de la memoria, revisitación de formas y de géneros, contiene la clave del microcosmos paziano: una reflexión más o menos irónica, más o menos nostálgica, pero siempre lúcida y con cierto gesto teatral, sobre el absurdo de la vida. Una sucesión de sketchs sin hilo argumental, de modo que cada fragmento posee su propia lógica narrativa, Mnemocine está construida a base de cortar y pegar, un procedimiento esencial para este artista. Mnemocine da la pauta de encaje con el que Pazos se protege del mundo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha