eldiario.es

Menú

'Había una vez un niño', la lacra de la pederastia en imágenes

MADRID

La Sala de Exposiciones del Mercado Puerta de Toledo acoge, entre el 12 y el 31 de enero, la exposición fotográfica 'Había una vez un niño', de Global Humanitaria, sobre la investigación y denuncia de las actividades de pederastas extranjeros en Camboya.

- PUBLICIDAD -

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

EL MERCADO PUERTA DE TOLEDO Y GLOBAL HUMANITARIA DENUNCIAN LA PEDERASTIA INTERNA

EL MERCADO PUERTA DE TOLEDO Y GLOBAL HUMANITARIA DENUNCIAN LA PEDERASTIA INTERNA

La Sala de Exposiciones del Mercado Puerta de Toledo acoge, entre el 12 y el 31 de enero, la exposición fotográfica 'Había una vez un niño', de Global Humanitaria, sobre la investigación y denuncia de las actividades de pederastas extranjeros en Camboya.

La exposición, que se puede ver de forma gratuita en horario de 10.30 a 21 horas, está integrada por un total de 51 fotografías, que documentan algunos de los factores que ponen en riesgo a la infancia camboyana frente a los pederastas extranjeros: la pobreza estructural, la falta de educación y la fragilidad de las instituciones de este país, como fruto de su convulsa historia reciente.

Las instantáneas, tomadas por el fotógrafo Juan Díaz en Phnom Penh, la capital del país, en 2007, muestran algunas de las tareas de investigación del Proyecto Protect Camboya: los seguimientos, la recopilación de pruebas contra los abusadores, la defensa legal de las víctimas y el apoyo social y psicológico que aportan los hogares de acogida para estos niños abusados.

Protect Camboya es un proyecto impulsado por Global Humanitaria que investiga y denuncia las actividades de pederastas extranjeros en este país asiático y da cobertura legal y social a sus víctimas, niños y familias con pocos recursos económicos. Desde entonces, el proyecto ha contribuido a detener y condenar a más de 65 pederastas extranjeros y atender a unas 270 víctimas.

SITUACIÓN PRECARIA

Entre 1.000 a 1.500 niños, según organizaciones locales, viven de forma permanente en las calles de la capital de Camboya, Phnom Penh, sin mantener vínculos familiares. Del mismo modo, entre 10.000 y 20.000 trabajan de forma permanente en la calle para conseguir ingresos para ellos o para sus familias.

Los extranjeros que viven en el país o que lo visitan son el principal medio de subsistencia para niños, que trabajan como limpiabotas, vendedores ambulantes y otras ocupaciones precarias. Un 77% de la población de Camboya vive con menos de dos dólares al día.

En contraste con la realidad de los abusos, la exposición presenta también los casos de pederastas extranjeros juzgados y condenados, que acreditan que la impunidad de sus actividades se está acabando, al mismo tiempo que la sociedad camboyana, su policía y su justicia están reaccionando.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha