eldiario.es

Menú

El Bruesa exige al Kalise

EL EQUIPO DE MALDONADO SE IMPONE EN LA PRÓRROGA (96-92) Y SIGUE AL FRENTE DE LA ACB

- PUBLICIDAD -

Flotaba el balón en lo más alto, como ajeno a la Ley de la Gravedad, cuando un puñado de jugadores, ante la magnitud del rechace -en plena prórroga y con el marcador igualado (88-86)-, opositaban a la posesión de la pelota. No hubo discusión porque los brazos de Joel Freeland se alzaron, poderosos, sobre el resto. El británico, tras otro triple errado por Melvin Sanders, atrapó un rebote descomunal, bailó sobre la zona, se deshizo de sus defensores, anotó canasta, recibió una falta y, segundos después, anotó un tiro libre. La jugada, en el minuto 44, ofreció al Kalise Gran Canaria una red de seguridad para afrontar con suficiencia el último arreón del Bruesa GBC, que le exigió al máximo para encadenar su séptima victoria consecutiva del curso.

Sudó el Granca para lograr una victoria que le mantiene, junto al Tau Cerámica, al frente de la clasificación de la Liga ACB. Tuvo que tirar de todos sus recursos, desde la calidad hasta el esfuerzo máximo, para desactivar todos los problemas que se le plantearon en un encuentro severo. Y es que antes de llegar al final feliz, el equipo de Salva Maldonado se topó con un buen puñado de obstáculos a superar durante 45 minutos de baloncesto vibrantes. El conjunto amarillo se tuvo que sobreponer a la dura batalla que le planteó el Bruesa GBC, al estado propio de trastorno que le provocaron unas cuantas decisiones arbitrales y a sus propios errores.

Todo a pesar de arrancar, a hombros de Marcus Norris y Carl English, con fuerza (8-5). Fue justo ahí cuando el Kalise Gran Canaria, aturdido por un arbitraje para olvidar, descarriló. Y fue en ese momento cuando el Bruesa GBC, capaz de desconectar de un ambiente tenso, se envalentonó y trazó un demarraje que le despejó, en parte, el camino. Con Marconato como faro y catalizador del juego ofensivo, el conjunto donostiarra firmó un parcial exquisito (8-22), que cerró un primer cuarto lleno de congoja en las filas locales (16-27).

El equipo claretiano no fue capaz de arreglar el desaguisado en el segundo parcial. Pero por lo menos fue capaz de no descolgarse cuando el Bruesa GBC, lanzado por el acierto de Popovic, alcanzó ventajas considerables (más 13 puntos: 18-31 y 21-34). Carente de acierto en ataque, el Granca fue capaz de interpretar partes del duelo a su favor. Ajustó algo en defensa y, palmo a palmo, fue capaz de arañar la desventaja hasta alcanzar el descanso con el adversario lejos, pero aún en el horizonte (31-39, min. 20).

Regreso pletórico

La vuelta a cancha puso sobre el parqué a un Kalise Gran Canaria pletórico: intenso en defensa, lanzado sobre un Bruesa GBC incapaz de aguantar el peso del líder y con Freeland como brazo ejecutor. Un parcial 12-2, en cuatro minutos, volvió a poner en ventaja al Granca (43-41). El pulso parecía de nuevo encarrilado, con viento a favor, con todos los desajustes solucionados y con el trío arbitral algo más centrado. Pero el Bruesa GBC no se vino abajo. Con un parcial 0-8 volvió a sacar los colores al bando local, que se presentó en el último cuarto de nuevo en desventaja (52-55, min. 30).

Metidos de lleno en los últimos 10 minutos, Kalise y Bruesa se desataron. En un envite lleno de recursos ofensivos, ninguno fue capaz de parar a su oponente. Tras cada golpe, uno de los dos contendientes se apuntaba otro tanto. En el Granca, secundarios como Fisher o Sanders, se lanzaron a la yugular del conjunto que entrena Pablo Laso, que contrarrestó a base de triples de todos los colores, siempre con Sergio Sánchez cortando la zona y encontrando al mejor tirador en las esquinas.

En el último minuto, una aventura de Marcus Norris parecía finiquitar el asunto. Dos tiros libres anotados por el base de Michigan dejaban al Kalise Gran Canaria con tres puntos de ventaja (77-74) y a sólo 16 segundos para el final del encuentro. Maldonado optó por defender la jugada y no buscar una falta personal que, como mal menor, hubiera dejado al Bruesa GBC un punto abajo. Pero tal atrevimiento generó un grave problema cuando Bernard Hopkins, en acción de tiro, recibió una falta de Savané que, para colmo, no impidió la canasta del ala-pívot de Baltimore.

Hopkins anotó el tiro libre y llevó el partido a la prórroga, donde el Granca se escudó en Marcus Norris y Joel Freeland [30 puntos de valoración] para, por fin -y pese a los errores, cuatro, de Carl English desde la línea de personal-, rematar una faena de máximo esfuerzo y exigencia. Después de todo, de tanto dolor, la fase final de la Copa del Rey ya está a tiro de piedra. Siguiente estación: Vistalegre, donde espera un Real Madrid con el agua al cuello.

Ficha técnica

Kalise Gran Canaria (96)

Bruesa GBC (92)

Kalise Gran Canaria (16+15+21+25+19): Norris (17), Moran (3), English (15), Savané (16) y Augustine (5) -equipo inicial-, Fisher (6), Freeland (20), Sanders (7), Kickert (3) y Fernández (4).

Entrenador: Salva Maldonado.

Bruesa GBC (27+12+16+22+15): Uriz (3), Sánchez (14), Panko (25), Hopkins (14) y Marconato (6) -cinco titular-, Roe (13), Popovic (12), López (5) y Doblas (-).

Entrenador: Pablo Laso.

Árbitros: García Ortiz, Guirao y Muñoz. Fueron eliminados Doblas (min. 27), Popovic (39) y Norris (44).

Incidencias: 4.935 espectadores acudieron este jueves al Centro Insular de Deportes para seguir este encuentro de la novena ronda de la fase regular de la Liga ACB.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha