eldiario.es

Menú

Clubes sobredimensionados e instituciones pusilánimes

LA MIRADA DE ANDERSSON / POLÉMICA EN EL DEPORTE GRANCANARIO

Ocho entidades deportivas reclaman un incremento de las subvenciones al Cabildo de Gran Canaria, que calcula los próximos presupuestos a la baja.

- PUBLICIDAD -

El deporte grancanario anda revuelto. Ocho clubes instalados en la elite -CB Econy, CB Islas Canarias, CV JAV Olímpico, Cantur, CV 7 Islas, UD Taburiente, Molina Sport y CB Remudas- mostraron, este lunes, su malestar con el Cabildo por lo que consideran una situación de discriminación, en el reparto de ayudas económicas, con respecto al CB Gran Canaria o la UD Las Palmas.

Óscar Hernández, consejero de Deportes del Cabildo de Gran Canaria.

Óscar Hernández, consejero de Deportes del Cabildo de Gran Canaria.

La prueba del algodón, en este caso, se presenta en forma de datos: el Granca (Sociedad Anónimo Deportiva propiedad del Cabildo) recibe el 52% de las subvenciones que la corporación insular reparte, anualmente, en materia deportiva. Un desequilibrio enorme que aflora por la incapacidad de la propia institución pública en corregir, desde hace años, la gestión de un club de baloncesto salvado, sobre la campana, por las pagas extras de Papá Cabildo.

Y es que la realidad actual del CB Gran Canaria refleja un ejemplo de inviabilidad supina. Ahora mismo, el Granca es el modelo de una Sociedad Anónima Deportiva que, durante los últimos cinco años, ha recibido 12 millones de euros del Cabildo sólo para equilibrar los presupuestos; es el prototipo de un club que recibe la gestión, durante 50 años, de un recinto deportivo (construido con los impuestos de los contribuyentes en un barrio, la Vega de San José, sin instalaciones de ese tipo y cuyos vecinos sólo pueden utilizar si desembolsan más dinero) para evitar su causa de disolución; y es el patrón de una entidad en la que se negocia desde dos frentes (y en ninguno de las dos negociaciones intervienen el presidente y los vicepresidentes del consejo de administración) la captación de nuevos patrocinadores.

En el Cabildo, desde la presidencia hasta la consejería de Deportes, pasando por los departamentos de Hacienda y de Turismo, tienen localizado un problema que, por exceso de movimientos pusilánimes, ha engendrado un rompecabezas enorme al grupo de gobierno de la corporación insular que, sin embargo, tiene claro que la ejecución de una nueva hoja de ruta (y con otros directivos al frente) es la solución para reconvertir, cuanto antes, la gestión de una entidad que debe pasar a ser autosuficiente.

Nuevos modelos

Pero si otro CB Gran Canaria (incluso más fuerte y mejor) es posible, también debe ser posible que los ocho clubes deportivos grancanarios que reclaman más ayudas del Cabildo sean capaces de no depender, de manera exclusiva, de las subvenciones públicas. Y llegados a este punto, habría que recapacitar, desde todos los ámbitos (desde las propias entidades hasta las instituciones), y analizar la rentabilidad y capacidad de cada cual.

Porque no es justo que el CB Econy, el CB Islas Canarias, el CV JAV Olímpico, el Cantur, el CV 7 Islas, la UD Taburiente, el Molina Sport y el CB Remudas apunten sólo al Cabildo (institución pública que en 2009, en total, les concedió algo más de 740.000 euros). Porque no es de recibo que algunos presuman de cantera y en su primer equipo las plantillas estén compuestas, casi en exclusiva, por deportistas extranjeros. Porque no es de recibo que el CV JAV Olímpico, por ejemplo, cuando pierde a un patrocinador (Mazotti) y advierte que sin ayudas su destino es la desaparición, al mismo tiempo no pare de anunciar los fichajes de varias jugadoras foráneas. Porque tampoco es de recibo que, el propio Olímpico metido en apuros económicos, se empeñe en organizar la Copa de la Reina.

Así que igual es el momento para resetear y restablecer ciertos acuerdos de colaboración entre clubes deportivos e instituciones deportivas. Igual es el momento de encontrar puntos de acuerdo para, de manera conjunta, potenciar el deporte escolar. Igual es el momento de que algunas entidades aclaren mejor sus cuentas y de que las corporaciones puedan auditar en qué se invierten todas las subvenciones. Igual es el momento de plantearse fusiones entre equipos que militan en la misma categoría. Igual es el momento de dejar de poner sólo la mano. Igual es el momento de dejar de poner en busca sólo de favores electorales. Igual hay que dejar de poner parches. Igual el deporte en Gran Canaria necesita una gran sentada para encontrar una verdadera solución.

martin@canariasahora.com

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha