eldiario.es

Menú

La noche que Edu García despertó a la Bella Durmiente

HISTORIAS DEL DERBI

- PUBLICIDAD -

La bella se había ido aletargando, no de una forma brusca, sino poco a poco a base de desencantos que produjeron en ella una pereza considerable hasta dejarla casi sumida en un profundo sueño. Ni siquiera el tractor amarillo, que terminó con sus hierros desguazados y arrimados en un rincón de la más austera de las chatarras tras no pasar la ITV en el 93, consiguió que la bella mantuviera sus ojos mucho tiempo abiertos.

Todos esperaban que algo sucediera y esto llegó de una forma que no estaba prevista, ya que en caprichoso sorteo nos había tocado en la Copa del Rey el mejor CD Tenerife de la historia. Para muchos, la UD Las Palmas a lo único que podía aspirar era a hacerle cosquillas al titán blanquiazul. En el primer partido se mantuvo el tipo (0-0) en el viejo Insular, pero quedaba todo pendiente para el Heliodoro. En el templo blanquiazul se frotaban las manos con el festín que se iban a dar, zampándose una gran bandeja de pajaritos fritos. Pero entonces surgió la figura del gato de Arucas, Manolo López, que con sus garras y a base de zarpazos fue arañando la moral de sus rivales (antiguos compañeros de equipo), que fueron incapaces de batirle en el tiempo reglamentario, más el añadido de la prorroga.

Llegaron los penaltis y no recuerdo la serie ni quien falló por el Tenerife. Víctor Afonso lo lanzó al palo. Yo, que veía el partido sólo en el salón de la casa de mi madre en Madera y Corcho, sentí el silencio sepulcral de toda la ciudad cuando Edu García colocó el balón en el punto de lanzamiento. Segundos después me encontré de rodillas dando alaridos y contorsionándome cual poseso y hasta pensé que necesitaba ayuda profesional cuando creí ver al gato de porcelana que estaba encima del piano cantando el pío-pío, pero me di cuenta que no estaba sólo en mi delirio cuando toda la ciudad salió a la calle para festejar el triunfo y salir del oscuro sueño de la indiferencia.

Edu García no despertó a la bella afición de la UD Las Palmas de una forma tierna, como pudiera ser un beso en la frente o en los labios, sino con un balonazo desde el punto de penalti, que llenó de alegría a miles de aficionados. No podemos permitir que la bella vuelva a dormirse, este sábado volveremos a besarla.

Feliz derbi a todos.

(*) Redactor de CANARIAS AHORA RADIO (y ministro sin cartera de Gran Canaria).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha