eldiario.es

Menú

Ferrari marca el ritmo en Magny-Cours

ALONSO, OCTAVO EN LA SEGUNDA SESIÓN, TRAS UNA SALIDA DE PISTA

- PUBLICIDAD -

Los Ferrari del finlandés Kimi Raikkonen y del brasileño Felipe Massa, eclipsados por los pilotos del equipo McLaren-Mercedes desde hace mes y medio, marcaron este viernes el ritmo en las dos primeras sesiones de entrenamientos libres para el Gran Premio de Francia, octava prueba del campeonato, que se disputa en el circuito de Magny-Cours.

La primera jornada de pruebas también sirvió para comprobar que el español Fernando Alonso (McLaren-Mercedes) no consiguió dar con el ritmo ideal que le permita iniciar en el circuito de Magny-Cours la remontada en el Mundial de Fórmula Uno, en el que manda, con diez puntos de renta, su compañero de equipo, el británico Lewis Hamilton, que por la mañana apenas pudo rodar a causa de un problema mecánico que luego el equipo pudo solucionar.

Raikkonen, que no ha conseguido acabar en el podio en las cuatro últimas carreras (España, Mónaco, Canadá y Estados Unidos) y es cuarto del Mundial de pilotos a 26 puntos del líder, el británico Lewis Hamilton (McLaren-Mercedes), se ha tomado desde el inicio el Gran Premio de Francia como el que vuelva a meterle en la lucha por el título. Su tiempo de 1:15.382, que marcó por la mañana, fue el mejor de todo el día.

El escandinavo, ganador este año del Gran Premio de Australia, que abrió la temporada, fue por la mañana el más veloz con sólo 65 milésimas de ventaja sobre Massa, que marcha tercero en el campeonato con 19 puntos menos que el líder.

Fernando Alonso, con un par de leves salidas de pista, marcó en la primera sesión el tercer mejor tiempo, a 772 milésimas de Raikkonen, mientras que Hamilton se perdió gran parte de la sesión por un problema técnico.

El británico tuvo que interrumpir prematuramente su participación en la primera sesión debido a la entrada en funcionamiento del sistema de protección del motor de su monoplaza por la baja temperatura. Hamilton tuvo que hacerse a un lado de la pista a muy poca velocidad, cuando aún no había completado vuelta rápida alguna.

El inglés, que en las siete primeras carreras del campeonato ha logrado dos victorias, cuatro segundos puestos y un tercero, abandonó su monoplaza sobre la hierba y los servicios de asistencia lo retiraron de la pista con destino a los garajes.

El motivo de este incidente, que llevó el pánico a sus seguidores, fue la entrada en funcionamiento del sistema de protección del motor del coche de Hamilton, a quien avisó de la conveniencia de detenerse debido a los escasos 17 grados que reinaron por la mañana en Magny-Cours al comienzo de la primera sesión de entrenamientos libres.

El sistema de protección de los motores de los McLaren-Mercedes avisa del peligro de continuar la marcha tanto a altas como a bajas temperaturas, como ha sido el caso.

Posteriormente, y tras solventarse el problema, Hamilton pudo reincorporarse a la pista, aunque con casi una hora de sesión perdida. El inglés sólo pudo rodar alrededor de media hora y marcó el sexto mejor tiempo, a 895 milésimas de Raikkonen. Fue superado en la tabla de tiempos por el alemán Nico Rosberg (Williams-Toyota) y el también británico David Coulthard (Red Bull Racing-Renault).

Primero Raikkonen, luego Massa

Si por la mañana el mejor fue Raikkonen, por la tarde el más veloz fue Massa, que el 13 de mayo logró en el Circuito de Cataluña el último triunfo de un Ferrari antes de que Alonso y Hamilton comenzaran a copar las victorias. Esta vez el brasileño lo hizo con 1:15.453 y sólo 35 milésimas de margen sobre su compañero de escudería.

En la sesión vespertina el estadounidense Scott Speed, al volante de uno de los modestos Toro Rosso-Ferrari, consiguió colarse en la tercera plaza, justo por delante de Hamilton.

Alonso no pudo en toda la jornada bajar de un minuto y 16 segundos, algo que además de los dos hombres de Ferrari y Hamilton sí consiguieron los dos de Toro Rosso-Ferrari, Speed y el italiano Vitantonio Liuzzi, así como el británico David Coulthard, con un Red Bull-Renault.

El bicampeón español, que terminó por la tarde a más de medio segundo de Massa, protagonizó incluso una de la salidas de pista más espectaculares de la jornada. Fue en la curva Chateau d'Eau, tras perder el control y cruzar sin control toda la pista. El coche de Alonso no sufrió desperfecto alguno.

Alonso no acaba de adaptarse plenamente a los neumáticos de la marca japonesa Bridgestone, que este año utilizan todos los equipos y que están obligando al español a variar su manera de pilotar.

El estilo agresivo del bicampeón mundial a la hora de trazar las curvas no es el adecuado para las nuevas ruedas, que exigen una conducción mucho más delicada. Y esto se nota especialmente en variantes como la situada justo antes de la meta en Magny-Cours.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha