eldiario.es

Menú

Hamilton se impone en Canadá

UNA MALA SALIDA CONDENA A FERNANDO ALONSO, QUE FINALIZA SÉPTIMO

- PUBLICIDAD -

El británico Lewis Hamilton (McLaren Mercedes) logró este domingo en el Gran Premio de Canadá su primera victoria en Fórmula Uno, en una carrera surrealista, plagada de incidentes y en la que su compañero de equipo, el español Fernando Alonso, sufrió para acabar en el séptimo puesto tras cometer muchos errores e incluso recibir una penalización.

Hamilton, nuevo líder del Mundial, se impuso en el circuito Gilles Villeneuve de Montreal por delante del alemán Nick Heidfeld (BMW Sauber), en el sexto podio de su carrera, y el austríaco Alex Wurz (Williams Toyota), que desde el 2005, como piloto de McLaren Mercedes, no visitaba el cajón de una carrera del Mundial.

Tras ellos entraron los finlandeses Heikki Kovalainen (Renault), cuarto después de salir desde el último puesto al cambiar el motor, y Kimi Raikkonen (Ferrari), quinto en una carrera anodina en la que suerte se alió con él para sumar cuatro puntos.

Alonso, que ha cedido el mando del campeonato en una prueba en la que único positivo para él es el hecho de marcar la vuelta rápida y arañar dos puntos, protagonizó una carrera plagada de errores e incluso una penalización, por detenerse a repostar con el coche de seguridad en la pista. Además, a dos vueltas del final, fue superado por el japonés Takuma Sato (Super Aguri).

La carrera estuvo plagada de incidencias, con hasta cuatro intervenciones del coche de seguridad, un grave accidente del polaco Robert Kubica (BMW Sauber) y la descalificación del brasileño Felipe Massa (Ferrari) y el italiano Giancarlo Fisichella (Renault), ambos por reincorporarse a la pista con el semáforo de la calle de garajes en rojo.

Tras esta carrera, Hamilton, que ha ganado su primer gran premio en su sexta carrera en la máxima categoría del automovilismo mundial, lidera el Mundial en solitario con 48 puntos, ocho más que Fernando Alonso, que es segundo. Massa tiene 33, Raikkonen 27 y Heidfeld 26.

Error en la salida

En la salida, Alonso cometió su primer error. En la primera curva se pasó de frenada, se fue recto cuando parecía que le había ganado la posición a Hamilton, y dejó la puerta abierta para que lo superara Heidfeld.

El segundo fallo del español llegó en la vuelta 14, al salirse ligeramente en L'Epingle, lo que permitió a Felipe Massa, en ese momento quinto, acercarse a él peligrosamente. El brasileño se puso a la estela de Alonso y lo rebasó cinco giros más tarde, en la curva 1, en la que el asturiano volvió a salirse del trazado.

La salida del coche de seguridad por un accidente del alemán Adrian Sutil (Spyker-Ferrari) en la vuelta 23 parecía que iba a beneficiar a Alonso, que en ese momento estaba ya a veinte segundos de Hamilton, pero, sin gasolina, no tuvo mas remedio que repostar con el safety car en la pista, algo que está prohibido desde esta misma temporada.

Dicho error, en el que también incurrió el equipo Williams-Toyota con el alemán Nico Rosberg, le costó una pasada por la calle de boxes y caer de golpe hasta la decimotercera plaza.

Alonso, desde el puesto 13, comenzó a atacar en busca de la remontada. Sucesivamente pasó a Wurz, al brasileño Rubens Barrichello (Honda), al holandés Christijan Albers y a Kovalainen, hasta colocarse, con la vuelta rápida de la carrera ya en su bolsillo, a la estela de Raikkonen.

Alonso dio cuenta de Raikkonen en la misma calle de boxes en el segundo repostaje de ambos, y luego se colocó quinto tras la descalificación con bandera negra de Massa y Fisichella, pero una tercera salida de pista en la curva 1 lo retrasó de nuevo, y ya de manera irremisible, hasta el noveno lugar.

Neumáticos al límite

Con los neumáticos y los frenos al límite, Alonso ya nada pudo hacer. E incluso a dos vueltas del final fue superado por el Super Aguri de Takuma Sato, que se dio el gusto de adelantar en la pista a todo un bicampeón del mundo.

Robert Kubica se salvó milagrosamente tras sufrir un violentísimo accidente en la vuelta 26. En la curva 9 el polaco se tocó ligeramente con el Toyota del italiano Jarno Trulli, se salió de la pista, impactó con el lado derecho contra el muro, salió despedido hacia la pista, que cruzó dando vueltas de campana, y ya con el coche desintegrado, acabó chocando de nuevo contra el muro del lado opuesto.

El piloto fue atendido primero en el centro médico del circuito y luego trasladado en helicóptero a un hospital de Montreal para someterse a más pruebas. Allí llegó consciente y estable y sin que, según informaron los organizadores y los portavoces de su equipo, su vida corriese peligro.

La próxima carrera, séptima del certamen, será el Gran Premio de los Estados Unidos, el domingo que viene en el circuito de Indianápolis.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha