eldiario.es

Menú

Jorge Lorenzo: ''A MotoGP no voy a ganar, sino a disfrutar''

EL MALLORQUÍN RECONOCE QUE ''SERÁ COMPLICADO INCLUSO METERSE ENTRE LOS OCHO PRIMEROS''

- PUBLICIDAD -

El piloto de Aprilia Jorge Lorenzo prometió este lunes, a su llegada a Barcelona tras proclamarse por segunda temporada consecutiva campeón del mundo de 250 cc, que la próxima campaña dará el salto a MotoGP con la intención "no de ganar, sino de disfrutar".

El mallorquín reconoció que en la categoría reina "será complicado incluso meterse entre los ocho primeros" y recordó que en la parrilla de la categoría reina "hay cinco o seis campeones del mundo".

"Vengo a aprender, a disfrutar del año, no se me exigirán resultados, vengo a ser mejor piloto y mejor persona", insistió, aunque también dejó claro que su objetivo es ser "algún día un gran piloto de MotoGP".

Lorenzo, además, admitió que para estar en primera línea de MotoGP aún le falta "conocer la moto, saber sacar el máximo provecho de los neumáticos, conocer más mis límites, un poco de experiencia y un poco de suerte".

En su salto de 250 cc a MotoGP, Lorenzo compartirá el box de Yamaha con uno de los pilotos más carismáticos y laureados de todos los tiempos, el italiano Valentino Rossi. En el equipo japonés convivirán dos talentos naturales y dos personalidades ganadoras y explosivas, pero Lorenzo pronostica que ambos podrán "convivir juntos sin problemas".

De hecho, el piloto mallorquín no dudó en apelar al italiano cuando se le preguntó qué necesita el mundo del motociclismo para atraer la atención que suele merecer la Fórmula 1. "Harían falta más pilotos como Rossi", dijo, fiel a su estilo de frases cortas y contundentes. "Pero no creo que sea yo el más parecido", matizó instantes después.

Lorenzo también tuvo palabras de elogio a Rossi cuando se insinuó si su convivencia con el italiano podría reproducir la rivalidad que han vivido esta temporada Lewis Hamilton y Fernando Alonso en McLaren. "Es una situación diferente", subrayó el piloto de Palma de Mallorca, "Valentino merece el más sincero de mis respetos porque un piloto así sólo nace cada 20 años, aunque las cosas le vayan mal", resaltó.

Su convivencia con Rossi será un punto de tanto interés como su rivalidad con otro español bicampeón del mundo de 250 cc, Dani Pedrosa. Lorenzo no tuvo problemas en admitir que, para el motociclismo español, sería "muy bueno" que la afición esté dividida entre Pedrosa y él, porque "eso crearía una batalla amistosa que sería buena para el crecimiento del motociclismo".

De su etapa en el cuarto de litro, Lorenzo se lleva "varias alegrías, dos títulos mundiales, muchos aficionados que me seguirán en algunos casos para el resto de mi vida, algún tornillo en los huesos y amigos que he ido haciendo durante estos dos años".

Su marcha de Aprilia le deja "una situación de nostalgia y tristeza" por dejar atrás "buenas personas que me han permitido mejorar y lograr dos títulos mundiales y que han puesto a mi disposición una moto ganadora".

Lorenzo, que será recibido este lunes en Palma por el presidente de Baleares, Francesc Antich, saborea con más pausa que el año pasado su título de campeón del mundo, logrado tras firmar un tercer puesto en la penúltima carrera del campeonato, en Malasia. "Me han pedido más autógrafos que el año pasado", celebró.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha