eldiario.es

Menú

Lección de pilotaje de Fernando Alonso en Magny-Cours

EL PILOTO ESPAÑOL, EL MÁS RÁPIDO EN LA SEGUNDA SESIÓN DE ENTRENAMIENTOS LIBRES

- PUBLICIDAD -

En una temporada marcada por los sinsabores por culpa de un coche que le ha impedido estar con los mejores y que le ha descartado de la lucha por el título, el español Fernando Alonso (Renault) se dio por fin un homenaje en la primera jornada de entrenamientos libres para el Gran Premio de Francia de Fórmula Uno, y en la segunda sesión regresó al lugar en el que hacia mucho tiempo no estaba: el primer puesto.

El bicampeón mundial español dio toda una lección de pilotaje en el circuito de Magny-Cours. Alonso, que por la mañana fue sexto, poco antes de romper uno de los motores que tiene a su disposición los viernes, sacó lo mejor de sí mismo y dio una auténtica lección de pilotaje por la tarde para obtener el mejor registro.

El piloto español exprimió al límite su monoplaza y, con neumáticos blandos y seguramente sin apenas combustible, superó sin renunciar a los riesgos a los grandes aspirantes al título Mundial en la parte final de la sesión de la tarde.

En dicha tanda, la liderada por Alonso, a 76 milésimas acabó el brasileño Felipe Massa (Ferrari) y a 221, el finlandés Kimi Raikkonen, actual campeón del mundo y compañero de éste. El británico Lewis Hamilton (McLaren-Mercedes), que el domingo perderá quince puestos en la formación de salida, fue cuarto a 454 milésimas del bicampeón español.

El tiempo de Alonso (1:15.778) fue el segundo mejor de la jornada. El más rápido del día fue, por la mañana, Felipe Massa (1:15.306), quien en la sesión vespertina hizo todo los posible, aunque sin éxito, para desbancar al asturiano. El brasileño rozó el accidente en su alocado intento por superar a Alonso en una tabla de tiempos que dominó casi siempre.

Rotura de motor

Por la mañana, Fernando Alonso tuvo que interrumpir su sesión de pruebas a poco más de dos minutos para el final debido a la rotura del motor de su R28. Afortunadamente para el español, durante los entrenamientos libres de los viernes los equipos tienen libertad plena en la utilización de los motores, por lo que una rotura no acarrea sanción alguna.

Además, los propulsores que se usan en días como hoy, y a los que se buscan los límites, no son los que van a utilizarse a partir del sábado, desde la tercera sesión libre, que da paso a la de clasificación.

Una rotura de motor en sábado, y su consiguiente sustitución, incluso en los terceros libres, sí acarrea la pérdida de diez puestos en la formación de salida de la carrera del domingo. No así los viernes.

Esta normativa entró en vigor la pasada temporada con el objetivo de aumentar el espectáculo los viernes. Hasta entonces, y ante la obligatoriedad de equipar los coches con los propulsores de carrera, los pilotos apenas salían a la pista para evitar castigar los motores. El aburrimiento estaba garantizado para los espectadores que acuden a los circuitos del Mundial.

Fernando Alonso ya tendrá que montar este sábado el motor -de estreno y para dos carreras- que utilizará en el gran premio del domingo.

La tercera y última sesión libre se disputa este sábado, entre las 11.00 y las 12.00 (10.00-11.00 en Canarias). Dos horas más tarde arranca la sesión de clasificación, que establece el orden de salida de la carrera del domingo

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha