eldiario.es

Menú

Lissavetzky seguirá como secretario de Estado para el Deporte "con los cinco sentidos" y "a tope"

MADRID

"Quiero seguir, estoy a gusto y muy cómodo, pero no por aferrarme a un clavo sino por lógica institucional"

- PUBLICIDAD -

"Quiero seguir, estoy a gusto y muy cómodo, pero no por aferrarme a un clavo sino por lógica institucional"

Lissavetzky

Lissavetzky

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

El secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, ha asegurado que pese a su "disponibilidad" para ser el candidato del PSOE al Ayuntamiento de Madrid, seguirá en su actual cargo trabajando "a tope" y "con los cinco sentidos".

Lissavetzky, que confirmó este jueves su deseo de ser candidato a la Alcaldía de la capital, tuvo posteriormente un encuentro con representantes de los medios deportivos, a los que calificó de "amigos", y ante los que quiso dejar "un mensaje claro y correcto" de que hasta octubre "no se deciden las candidaturas".

"Quiero ser candidato a alcalde, pero hay procesos y puede que haya un candidato alternativo y que haya que debatir quién representa al PSOE. Yo seguiré de secretario de Estado para el Deporte hasta que lo considere oportuno el presidente Rodríguez Zapatero, y voy a estar con los cinco sentidos y trabajando a tope", señaló el dirigente, que calificó el mes de agosto de "fuertecito" en lo personal y deportivo.

Por ello, el presidente del CSD reiteró que se deben dar "dos condiciones" para su futuro en el mundo del deporte. "Primero, que sea el candidato oficial, y segundo, que el presidente valore hasta cuándo sigo", afirmó, recalcando que en su "opinión", aún le quedan "cosas por hacer" como "terminar reformas legislativas", citando la Ley del Deporte Profesional y la Ley Antidopaje, además de otros "relativamente importantes" y que le "dolerían mucho en el corazón no ir" como la final de la Supercopa de Europa con el Atlético o el Mundial de Turquía.

"No va a haber ni un solo minuto en que en los lugares no haya responsabilidad institucional. Quiero seguir en el deporte, pero no por aferrarme a un clavo sino por lógica institucional", prosiguió Lissavetzky, que tiene como "reto importante" la concesión a España del Mundial de Fútbol. "Ahora mismo a cualquier sitio que vas, ves la camiseta roja y España también es campeona del mundo del juego limpio y eso también abre las puertas, además de ser un país volcado con el fútbol. Lo podría celebrar ya si quisiera, tiene bastantes posibilidades y ser campeón del mundo ayuda, pero será complicado", aseguró.

Lissavetzky destacó que se siente "muy cómodo" y "muy a gusto" en su actual cargo, y es un "apasionado por el deporte", aspecto social que se encuentra "en un momento que está muy bien". "Pero en la vida hay que reflexionar y a lo mejor ahora puedo aportar algo al proyecto de mi partido", apuntó, recordando que tiene una relación "fluida" con el actual alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, con el que se guarda "respeto muto" y que será, seguramente, su gran rival electoral.

"TIEMPO DE SOBRA" PARA UN NUEVO INTENTO OLÍMPICO.

En este sentido y respecto a una candidatura olímpica, cree que hay que "esperar un poco". "No estamos perdiendo tiempo porque Madrid tiene mucho hecho y lo único que digo es que debemos tener las ideas claras y aprender de la última candidatura. Había una idea de que habría rotación y hacerlos en 2016 donde no se habían hecho y ahora podría pasar con África. Hay tiempo de sobra para ver cómo se decanta el COI y no me preocupa una candidatura de Europa, pero si hay tendencia hacia África habrá que valorarlo. Sidney ganó a la tercera por un voto, así que el que la sigue la consigue, pero con cabeza", prosiguió.

Respecto al deporte madrileño, el secretario de Estado para el Deporte no quiso valorar su actual estado, pero opinó que hay que "avanzar en una línea nueva" y "fomentar más el deporte base", donde se podría apostar por "un nuevo modelo". También se refirió a que "a todos los madrileños" les gustaría tener equipos de voleibol o balonmano como antaño en la capital. "No tengo la fórmula. Hay que dar más peso al deporte base y si yo no lo hiciera es que no he aprendido nada en este tiempo", subrayó.

Finalmente, Lissavetzky, que reconoció que el deporte y sus éxitos le han dado cierta "popularidad", habló del futuro del estadio Vallehermoso, cuyas obras están actualmente paralizadas. "Es un punto clave porque Madrid necesita una pista de atletismo, y nunca se podrá convertir en casas ni hoteles porque es una zona que debe ser para el deporte", sentenció.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha