eldiario.es

Menú

Nauzet, del ostracismo a los vítores

EL CANTERANO AGRADECE A LA AFICIÓN EL CARIÑO MOSTRADO DESDE LAS GRADAS

- PUBLICIDAD -

?Minuto 83 de la eliminatoria copera entre la UD Las Palmas y la Real Sociedad. Nauzet Alemán levanta los brazos y pide el cambio al banquillo amarillo. Exhausto por el esfuerzo realizado, y sin prisas -había que arañar todo el tiempo posible al cronómetro-, el canterano abandonaba el terreno de juego bajo una sonora ovación. Nauzet vuelve a sonreír.

El futbolista grancanario había vuelto al ruedo. Enormemente satisfecho por la victoria de su equipo, también, en el plano personal, pudo disfrutar del reconocimiento de la grada. El de Las Mesas no ha atravesado por buenos momentos, pero el pasado martes era un hombre feliz.

Nauzet Alemán, que puso el esférico en la cabeza de Juanma para que éste firmara el tanto del triunfo, se reencontró con sí mismo.

La expulsión de Juanpa, cuando sólo habían transcurrido dos minutos de juego, echó por tierra el plan inicial de Juanito. Diez futbolistas ante una Real Sociedad recién descendida y aspirante a estar entre los mejores en la presente temporada. Pocos eran optimistas.

Heridos en el orgullo, los amarillos doblegaron su esfuerzo, entre ellos, Nauzet Alemán, más acostumbrado a recibir elogios por su exquisito trato al balón que por otra cosa. Sin embargo, el canterano, en el más oscuro ostracismo hasta la cita copera, dio una magistral clase de involucración. Hizo kilómetros, robó balones, creo peligro en la portería contraria, jugó en equipo... Todo ello hasta que sus piernas aguantaron. Instantes después, fundido, sin aire, decidió que lo mejor para el grupo era dejar su puesto a otro compañero.

"Soy un profesional, si no puedo más pido el cambio", asegura el medio, lejos del egoísmo que a veces denotan algunos futbolistas.

El atacante canario, a falta de ritmo de competición, afirmó que se encontró muy cómodo durante todo el tiempo en el que estuvo sobre la hierba: "Siempre intenté encarar al contrario, no dudaba en jugármela. Estoy contento porque me encontré muy bien físicamente, mucho mejor de lo que esperaba".

La entendida afición insular premió con fuertes palmas la labor del deportista de 22 años. "Es un orgullo para mí hacer bien el trabajo, te entregues en el campo, y que el público te recompense con aplausos. Me sentí con un enorme bienestar. Doy las gracias a la afición por ello, por todo el cariño que me ha mostrado", dijo emocionado.

Un nuevo paso hacia la madurez

El canterano, con 39 partidos en la categoría de plata a sus espaldas, parece haber aprendido de errores del pasado. Nauzet es puro nervio, un jugador con mecha corta, que se enciende a las primeras de cambio -la temporada pasada, a pesar de ser un jugador ofensivo, fue de los más tarjeteados-.

En esta ocasión, mantuvo la cabeza fría para no entrar en trifulcas y recibir un castigo innecesario frente a un nefasto arbitraje. Exhibió oficio en un partido cargado de juego subterráneo, de continuos contactos, agresividad... Y rehusó al juego antideportivo, a las protestas sin sentido.

El duelo con Xabi Castillo cayó nuevamente del lado del grancanario

Ya le ganó la partida en Anoeta al vasco, quien la pasada temporada vistiera la casaca amarilla, en un partido en el que Nauzet subió al cielo al anotar in extremis un golazo que dejaba viva a la UD para pelear por el ascenso a Segunda en detrimento del filial txuri-urdin. En distinta competición, en, en diferente escenario, nuevamente, el grancanario pudo con el lateral blanquiazul.

El centrocampista se reivindica. Ahora falta que su deteriorada relación con su entrenador mejore, porque Nauzet tiene hambre de protagonismo. Todo depende de él, si mantiene el nivel de juego ofrecido el martes, le pondrá las cosas difíciles a Juanito. Toca seguir trabajando duro para tener opciones en la cita liguera de El Ferrol.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha