eldiario.es

Menú

Orellana: ''Me he partido el pecho por el Gran Canaria''

FUE DESTITUIDO EN NOVIMEBRE COMO RESPONSABLE DE LA CAPTACIÓN DE JUGADORES PARA LA CANTERA

- PUBLICIDAD -

Roberto Orellana fue destituido, como responsable de la captación de jugadores para la cadena de filiales del CB Gran Canaria, en noviembre de 2006. Su despido, tras algo más de un año de trabajo, generó una considerable crisis en la entidad claretiana, ya que la orden llegó de una persona ajena al consejo de administración del club y que no ocupa ningún cargo oficial en el organigrama de la institución: José Setién. Tres meses después, Orellana repasa su segundo paso por el Granca y defiende su gestión en la cantera amarilla.

Joel Freeland. Youssoupha Mbao. Milan Jaros. Ryan Richards. Estos cuatro nombres, todos de jóvenes y prometedores jugadores de baloncesto, tienen dos aspectos en común: los cuatro pertenecen a la disciplina del CB Gran Canaria (son parte del activo con más valor de la cantera claretiana) y los cuatro llegaron al club amarillo de la mano de Roberto Orellana, un entrenador con casi 20 años de experiencia en diferentes banquillos. En su currículo destacan el título de campeón, como técnico asistente de la NCAA (liga universitaria estadounidense) con la Universidad de Nevada-Las Vegas en 1990 y su paso, como primer entrenador, del CB Gran Canaria en la campaña 93/94 (Liga EBA).

Tras tantos años en el baloncesto, su destitución como responsable de la captación de jugadores para la cadena de filiales del CB Gran Canaria no altera lo más mínimo a Roberto Orellana. "Yo he vivido de esto toda mi vida. Llevo muchos años en el baloncesto y esta plaza de toros no es nada comparada con las batallas que yo he vivido en mi vida", razona el técnico americano.

Orellana, cuando se le pregunta por su destitución -tanto por quién la ordenó como por cuáles fueron las razones esgrimidas-, subraya que "su periódico -CANARIAS AHORA- ya informó sobre el asunto". "Me imagino que sería el consejo de administración, pero no quiero hablar del tema. No me interesa. No le viene bien a nadie", razona el entrenador, quien añade que "no tengo ningún problema con José Setién -quien ordenó su despido-. Quien diga eso no tiene ni idea de lo que dice. Me llevo muy bien con él y le tengo mucho cariño".

Buenos fichajes

A la hora de repasar su labor en la cantera, Orellana admite errores y se muestra orgulloso de varios de sus fichajes. "A Joel Freeland lo traje yo. Youssoupha Mbao vino por mí. Milan Jaros descartó una oferta del Joventut para fichar por el Gran Canaria gracias a mí. Ryan Richards desechó una oferta del Estudiantes tras negociar conmigo. Jorge Santana, al que quería todo el mundo, continuó en nuestro equipo porque yo le convencí para que siguiera. Me he partido el pecho por el 'Granca' y mi trabajo está ahí, pese a quien le pese", explica.

El técnico, satisfecho con sus fichajes, se pregunta "¿cuándo se ha oído antes que un jugador extranjero o de la cantera elegía el Gran Canaria antes que otros clubes de los grandes de Europa?". "Nunca -responde-". "Para traer a esos jugadores me tenía que mojar con agentes y padres. Me convertía en su hombre de confianza, por que si no, no vienen al Gran Canaria. A base de talón el Gran Canaria jamás podría haber fichado a esos jugadores. Me he partido el clulo por el Gran Canaria. Soy un profesional de esto. He sido campeón de la NCAA. He vivido de esto toda mi vida y tengo la conciencia muy tranquila. Los resultados me avalan".

Orellana, a pesar de la polémica generada por la contratación de tantos jugadores extranjeros en detrimento de algunos canarios y con varios años de militancia en la cadena de filiales, defiende el modelo. "Cuando el Barça, el Estudiantes o el Real Madrid fichan a un jugador canario no pasa nada. Todo el mundo se felicita porque ese chaval tiene una oportunidad. ¿Por qué no puede ser al revés? ¿Por qué no puede el Gran Canaria buscar fuera lo que a lo mejor no encuentra aquí, donde el mercado es más reducido? El proyecto era buscar jugadores en países donde el baloncesto no estaba tan desarrollado como en España. Países como Inglaterra, la República Checa o Francia, donde el club, por ser de la ACB, tiene un buen nombre, incluso mejor que en la Península".

"Pero como somos un pueblo -añade Orellana- todo se multiplicó por cien y surgió la polémica de por qué no se apostaba por el jugador canario. ¿Alguien se preocupa por mirar las estadísticas del equipo de la EBA? ¿Los jugadores canarios son los que más tiran? Y que nadie diga que no aposté por el jugador canario, porque si Jorge Santana sigue en el club, cuando lo quería todo el mundo, Real Madrid, Barcelona, Joventut, es por mí. Pese a quien le pese. El Estudiantes maneja una política similar y todo el mundo la ve bien. Tiene a jugadores de diferentes países. Soy un profesional del baloncesto y siempre traté de hacer lo mejor para el Gran Canaria".

Orellana, que dejó un proyecto interesante en Arona (Tenerife) tras ser reclutado por el propio José Setién, recuerda que en su primer año en la cantera, con Víctor García como máximo responsable de la parcela "se logró ser campeón de España en categoría cadete, cuando un año antes perdía con el Telde, y ese logro, un título nacional, jamás se había conseguido antes a nivel masculino en el baloncesto de la isla", agrega. Considera, además, que el trabajo que se realiza en la cadena de filiales del club claretiano es bueno: "Se pueden mejorar algunas cosas, como todo, pero creo que en general la labor es buena. Además, cuando se trabaja con jugadores jóvenes no habría que estar tan pendiente de los resultados y sí más en formar jugadores para el primer equipo".

"Insisto -agrega-, no hay que preocuparse por los resultados. El trabajo no debe centrarse en los resultados y hay que tener claro que es muy difícil que, por ejemplo, todos los jugadores del EBA lleguen al equipo ACB, pero sí se puede lograr que lo haga un buen número. Ahora se critica mucho la trayectoria del conjunto de la EBA, pero que pase por momentos difíciles en la clasificación no significa que se esté haciendo un mal trabajo. En ese caso concreto, el de la EBA, hay que tener en cuenta que la plantilla del filial del Gran Canaria es la más joven, junto a la del Estudiantes, de la categoría".

Uno de los fichajes de Orellana que no cuajó fue el base islandés Hördur Vilhjalmsson, incorporado el pasado verano y que en otoño abandonó la disciplina claretiana. "Lo fiché -narra- porque me pidieron que trajera un base. Pero simplemente no se adaptó. Echaba de menos su familia y optó por irse. Es lógico, como también lo es que jugadores canarios que en su día se marcharon a la Península no se adaptaran y regresaran".

Cuando se le pregunta por el activo que dejó, por el futuro de todos los jugadores que se incorporaron al equipo insular bajo su tutela, el técnico desconoce saber qué pasará: "Me imagino que hablarán con ellos y querrán que se queden en el club", al mismo tiempo que subraya que "sólo" es tutor legal de Mbao y que "me he desligado de esos jugadores hasta cierto punto, ya que sigo siendo el enlace entre ellos y sus familias".

Orelana también descubre que aún no se ha desligado del CB Gran Canaria. "Me hubiera gustado hacerlo por completo, pero aún no hemos llegado a un acuerdo. Estamos en ello. Negocio con Ramón Bielsa y, de momento, no hay ningún problema. Estoy contento por cómo va todo, aunque insisto que me habría gustado estar totalmente desligado ya". También admite que ha recibido alguna llamada de otros clubes -"siempre hay gente que se acuerda de tí", comenta-, pero, de momento, señala que "me dedicará a mi empresa de organización de eventos deportivos".

Freeland, una joya

Orellana, en casi todas sus respuestas a cada pregunta, saca a relucir a Joel Freeland. El ala-pívot inglés es su gran descubrimiento. "He entrenado a nueve jugadores que han acabado en la NBA. Él es el noveno", afirma sin dudar. El técnico recuerda dónde vio por primera vez al jugador británico: "Fue en 2005, en el Europeo Sub-18 de 2005 en Eslovaquia. Tras negociar con su padre vino para aquí y firmó una trayectoria espectacular en la Liga EBA y el Circuito Sub-20. Luego fue MVP en el Campus Reebok de Treviso y, de inmediato, fue elegido por los Trail Blazers de Portlanda en la primera rodan del 'draft".

La elección de Freeland por parte de los Blazers no ha sido bien explotada por el CB Gran Canaria, según Orellana. "Estar en el 'draft' fue un logro para Freeland, pero también para la entidad. Fue una gesta que nunca antes había logrado el club, pero jamás informó de los logros del jugador, algo que nunca entendí. Ni siquiera fue presentado luego, cuando decidió quedarse en el 'Granca' a pesar de tener ofertas de clubes tan importantes como el Madrid, el Barça o el Benetton de Treviso. Creo que era una buena ocasión, como escaparate, para el club de cara a conseguir patrocinadores. Era un buen ejemplo de lo bien que se trabaja en la cantera de la entidad", razona.

Orellana, que asegura tener la conciencia tranquila, no duda a la hora de lanzar un órdago: "Varios de los jugadores que han llegado de mi mano jugarán en la ACB. Uno -Freeland- ya lo ha hecho, aunque hicieron todo lo posible para que no estuviese en la plantilla del Gran Canaria. Es un chaval fuerte, que tiene una familia estupenda, estoy seguro de que triunfará y además, cuando se vaya a Portland, el Gran Canaria cobrará dinero por él".

Cobro de comisiones

Sobre el trabajo de Roberto Orellana en la cantera del Granca siempre ha planeado la sospecha del cobro de comisiones por los movimientos de jugadores. Él se defiende: "El club me ofreció ese tipo de contrato. Yo pedí unas cantidades por mi trabajo y me dijeron que no podían llegar, pero fue el club quien me propuso cobrar de esa manera. Todo basado en mi trabajo. Yo no he hecho nada malo. Ellos me lo ofrecieron". Además, reitera que "yo no soy agente de jugadores", acusación que recibe, según considera, "por gente que quiere machacarme, que tiene desconfianza en sí mismo y que se esconde detrás de mediocres para atacarme".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha