eldiario.es

Menú

La 'Penya' de Ricky

EL DKV JOVENTUT, CON EL JOVEN BASE AL FRENTE, DEFIENDE TÍTULO

- PUBLICIDAD -

Por encima de registros, más allá de un palmarés brillante y superior a toda expectativa por todo lo que vendrá en Ricky Rubio, sobre el parqué de una cancha de baloncesto, destaca su naturalidad. Naturalidad por interpretar con tanta facilidad un juego. Naturalidad por hacer mejores al resto de compañeros. Naturalidad por convertir en un asunto sencillo, elemental y simple cualquier apuro o problema. Naturalidad al devorar retos. Naturalidad al ganar. Naturalidad al progresar. Naturalidad en cada movimiento. Naturalidad, espontaneidad, seguridad, confianza, al fin y al cabo.

Debutó en la Liga ACB con 14 años, 11 meses y 24 días. El más joven en hacerlo. Ahora, con 18 años, ya no es una anécdota en el registro de marcas de la competición. Luce galones, es la referencia de un grande como el DKV Joventut y varios triunfos ilustran su palmarés: campeón de la Copa del Rey, campeón de la Copa ULEB, campeón de la Eurocopa FIBA y subcampeón olímpico. Es, por categoría, un deportista excepcional. Y según labra su trayectoria, va camino de la leyenda.

En Madrid se presentará al frente del campeón que defiende corona. Un título logrado la temporada pasada en Vitoria tras la silueta de Aíto García Reneses y Rudy Fernández. El primero se marchó a Málaga con todos sus trucos en la pizarra. El segundo comenzó en la NBA, a bordo de los Trail Blazers de Portland, una aventura que espera al propio base catalán, ahora con mando en plaza en el DKV Joventut.

Pero antes de saltar a la arena del gran circo, al joven genio de El Masnou le esperan un buen número de retos en Europa. El primero, esta Copa del Rey en la que le tocará ser primera espada. Sin los puntos de Rudy. Sin las estratagemas de Aíto. Y con todos los focos pendientes de hasta su sombra. Se calibrará cada movimiento suyo. Los apuntes de los ojeadores de la NBA presentes en el Palacio de los Deportes registrarán toda su actividad. Los aficionados disfrutarán con la sensación de ver en acción a un grande. Y algunos, mediante los resultados, le alzarán o le condenarán. Ley del juego.

Ricky Rubio, con buena parte de la selección española que se colgó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Pekín exiliada, será uno de los grandes reclamos de esta edición de la Copa del Rey.

Cambio de ciclo sin traumas

Incorporado al trabajo con retraso por culpa de una lesión de muñeca, Ricky Rubio lidera a una Penya que ha asimilado con buena nota el inicio de un cambio de ciclo. Sito Alonso ha tomado el relevo en el banquillo y ha prolongado, con su toque particular, la manera de entender e interpretar el juego que impuso Aíto García Reneses.

Incluso ha superado la marcha de un jugador de la talla de Rudy Fernández, un escolta al que en la campaña anterior el baloncesto FIBA se le quedó corto y que promedió, en la ACB, 21.2 puntos partidos. Sin todo eso, y sin secundarios como Lubos Barton, la Penya se mantiene entre los mejores de la liga. Llega a Madrid como quinto clasificado y como aspirante a revalidar el título que logró hace un año en el Buesa Arena.

Sito Alonso maneja un grupo joven, al que ha regresado Jerome Moiso tras su efímero paso por el BC Khimki ruso, versátil y con mucha calidad. Junto a Ricky Rubio, Demon Mallet y Pau Ribas, otra gema de la cantera verdinegra, se mantienen como bases y ofrecen al técnico un amplio catálogo de recursos para combinar en el perímetro.

En la posición de escolta, dos jugadores complementarios. Ferrán Laviña ofrece experiencia en mil batallas, compromiso, sentido colectivo y sacrificio, mientras que el recién incorporado Coby Karl, hijo de George Karl [entrenador de los Nuggets de Denver, ex jugador de los Spurs de San Antonio y ex técnico del Real Madrid] deberá servir como desahogo ofensivo en el juego exterior.

Subcampeón de la NBA

Coby Karl, que pasó una breve parte de su infancia en España cuando su padre dirigía al Real Madrid, afronta su primera experiencia en Europa. Con buenos números en la NCAA [en la Universidad de Boise State], la temporada pasada militó en las filas de los Lakers de Los Angeles [que fueron subcampeones de la NBA tras perder la final ante los Celtics de Boston] tras superar un cáncer de tiroides. Esta campaña la inició en la NBDL [liga de desarrollo de la NBA], en las filas de los Idaho Stampede [donde promedió 18.6 puntos por partido].

Como aleros, Sito Alonso cuenta con dos jóvenes jugadores: Luka Bogdanovic y Simas Jasaitis [una de las grandes promesas del baloncesto lituano y que no acaba de despuntar]. Entre ambos suman casi 16 puntos por encuentro.

Y sobre la pintura, además de Moiso, el DKV Joventut presenta en su nómina de pívots con un viejo conocido del Granca, Hernández-Sonseca, Jan Hendrik Jagla y Henk Norel. Muchos centímetros, con mejor mano que músculo.

PLANTILLA DEL DKV JOVENTUT:

(00). Demond Mallet (Base / 1.78)

(4). Pau Ribas (Base / 1.93)

(9). Ricky Rubio (Base / 1.90)

(10). Luka Bogdanovic (Alero / 2.10)

(11). Coby Karl (Escolta / 1.96)

(12). Joan Tomàs (Alero / 1.98)

(13). Simas Jasaitis (Alero / 2.02)

(14). Jan Hendrik Jagla (Ala-pívot / 2.13)

(16). Hernández-Sonseca (Pívot / 2.12)

(17). Henk Norel (Pívot / 2.09)

(18). Ferrán Laviña (Escolta / 1.92)

(19). Pere Tomàs (Alero / 2.00)

(22). Jerome Moiso (Pívot / 2.08)

Entrenador: Sito Alonso.

Palmarés: 1 Copa de Europa, 2 Copas Korac, 1 Copa ULEB, 1 Eurocopa FIBA, 4 Ligas, 8 Copas del Rey, 3 Copas del Príncipe y 2 Supercopas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha