eldiario.es

Menú

Schiavone reina en Roland Garros

SE IMPONE EN LA FINAL A SAMANTHA STOSUR (6-4 Y 7-6)

Durante la muerte súbita, la italiana abrió su abanico de golpes y se mostró tremendamente segura en la parte final del choque

- PUBLICIDAD -

La tenista italiana Francesca Schiavone doblegó a la australiana Samantha Stosur en dos sets (6-4 y 7-6(2)) y alcanzó la gloria parisina al vencer en Roland Garros, segundo grande de la temporada y que encumbró a la transalpina, que se hizo así con el primer Grand Slam de su carrera.

Francesca Schiavone, con el trofeo de campeona de Roland Garros.

Francesca Schiavone, con el trofeo de campeona de Roland Garros.

Con firmeza y sin dejarse atemorizar por Stosur, que tuvo en la mano forzar la tercera manga, la número 17 del mundo consiguió cerrar un triunfo basado en el gran aprovechamiento que hizo del break en el primer acto y en una muerta súbita de leyenda en el segundo.

Schiavone, que apeó a la danesa Carolina Wozniaki y a la rusa Elena Dementieva, durante su inmaculada trayectoria sobre el polvo de ladrillo francés, no dio opción a Stosur. La semifinalista del año pasado se mostró ansiosa durante todo el choque, consciente de que la gran oportunidad de su vida se le iba de las manos ante el recital de la milanesa.

Durante el primer set, la igualdad reinante, la quebró la lombarda rompiendo el servicio de la oceánica en el noveno juego. A pesar de que Stosur remontó del 0-40 al 30-40, no pudo hacer más y Schiavone se llevó el primer parcial al consolidar su break en el décimo y definitivo juego, que encarriló la final.

En la segunda manga, la de Brisbane no hincó la rodilla y siguió plantando batalla con su ritmo de juego vertiginoso, apoyado en un excelente servicio y una derecha potente. Fruto de su mejoría, rompió el saque de su rival en el cuarto juego, pero volvió a dejar escapar un servicio y el partido se decidió en el tie break.

Durante la muerte súbita, Schaivone abrió su abanico de golpes y se mostró tremendamente segura en la parte final del choque. Un recital de dejadas, voleas y derechas encumbró a la italiana y la llevó a la gloria de París.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha