eldiario.es

Menú

El Tenerife se queda a las puertas del ascenso

EL ÁRBITRO VUELVE A PERJUDICAR A LOS CANARIOS

Dolorosa derrota de los blanquiazules, que no culminan la remontada y sufren un duro varapalo a manos de la Ponferradina, 1-2, que retorna a 2ª A.

- PUBLICIDAD -

No pudo ser. En el partido más importante de toda la temporada, el conjunto tinerfeño no estuvo a la altura, incapaz de crear el peligro suficiente para remontar la eliminatoria, teniendo que luchar además contra las decisiones de un colegiado, que no estuvo acertado en ninguna fase del partido. El año acaba siendo aún más duro para la escuadra canaria, que tras el carrusel de entrenadores de esta temporada y la irregular campaña, estuvo a punto de tocar con los dedos el regreso a la división de plata, que deberá esperar una temporada más.

La afición se volcó con los jugadores a pesar de la derrota. (Acfi Press)

La afición se volcó con los jugadores a pesar de la derrota. (Acfi Press)

Los locales fueron a por todas desde el inicio, encontrándose con una Ponferradina bien parapetada en su área. Tras unos minutos de tanteo, el choque comenzó a subir enteros en agresividad, sin que el árbitro pudiese controlarlo, expulsando al fisioterapeuta tinerfeño.

Chechu Flores protagonizó la primera acción de peligro, tras una internada de Víctor Bravo por la derecha, que desembocó en el segundo palo, donde Flores recortó y conectó un disparo centrado que atrapó sin apuros Orlando Quintana. Esto dio más oxígeno a los locales en ataque, que llegaban al arco visitante con más asiduidad.

El partido de movía entre muchas interrupciones, con los minutos corriendo a favor de los visitantes. Chechu era quien llevaba el peligro a la meta de Orlando, esta vez por la banda izquierda, con un centro que se envenenó tocando en la cruceta de la portería berciana.

Los tinerfeños dispusieron de una peligrosa contra en la que iban tres para tres, pero la apertura hacia Perona de Chechu, acabó con el balón de nuevo en la manos del meta grancanario, tras tocar en la mano de Samuel, sin que el colegiado señalase el punto de penalti.

El árbitro, que tenía muchos problemas para controlar el choque, perdió los papeles en el arranque de la segunda mitad, con un penalti muy dudoso, que finalizó con la expulsión de Kytoko y la pena máxima a favor de la Ponferradina. De nuevo fue Yuri el encargado de marcar desde los once metros, dejando al Tenerife con un gesta muy complicada, ya que debía marcar tres goles para retornar a la división de plata.

Los locales se quedaron tocados tras el tanto visitante, que pareció dar un golpe definitivo al choque, aunque los blanquiazules lo intentaron, pero en un contragolpe, Mayor la dejó de cara para Didac, que colocó el cuero pegado al palo, haciendo imposible la estirada de Aragonses, para matar definitivamente el choque y la eliminatoria.

El tramo final del choque fue un carrusel de tarjetas amarillas para los jugadores del Tenerife, impotentes ante la derrota, que les obliga a luchar otro año más en el infierno de la categoría de bronce, para asestar el golpe al ascenso en la próxima campaña. Los jugadores bajaron los brazos mientras el público se dedicaba a abandonar las gradas del Heliodoro, ante la imposibilidad de remontar. En el tiempo de descuento, Kiko Ratón cerró definitivamente el partido, con el gol blanquizul, el último de la temporada.

Aún tuvo tiempo de aumentar la cuenta la Ponferradina, en un mano a mano de Fofo con Sergio Aragonses, con el Tenerife partido por la mitad, tratando de buscar por lo menos el gol de la honra, pero ya el marcador no se movería, con dos equipos deseando que llegase el pitido final, unos para celebrar y los otros para olvidar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha