eldiario.es

Menú

Tyson Gay obtiene su tercera medalla de oro e iguala la gesta de Carl Lewis

DESPUÉS DE GANAR EN 100 Y 200 METROS SE CUELGA EL METAL COMO MIEMBRO DEL RELEVO 4X100

- PUBLICIDAD -

El estadounidense Tyson Gay, nuevo rey de la velocidad con su doblete mundial en 100 y 200 metros, se coronó por tercera vez campeón del mundo como miembro del relevo 4x100, igualando la gesta de Carl Lewis en los primeros Mundiales (Helsinki'83) y de su ídolo Maurice Greene en Sevilla'99.

Gay había vencido en 100 y 200 metros con la suma de marcas más baja en la historia de Mundiales y Juegos Olímpicos: 9.85+19.76 = 29.61 segundos, nueve centésimas mejor que Greene en Sevilla'99 (29.70).

Era la novena carrera de Gay en una semana, pero el equipo estadounidense se mostró muy superior al resto en las tres primeras postas, sobre todo porque el propio Gay ejecutó la tercera, en la última curva, frustrando un postrer duelo con Asafa Powell, que recibió en cuarto lugar pero progresó hasta el segundo con récord nacional jamaicano 37.89.

Leroy Dixon tuvo el honor de rematar la victoria de Estados Unidos en 37.78, y Gran Bretaña se colgó la medalla de bronce con un tiempo de 37.90 por delante de Brasil (37.99).

El relevo corto femenino ofreció una recta espectacular de la campeona de los 100, Veronica Campbell, tratando de cazar a la estadounidense Torri Edwards, pero la jamaicana, que tomó el testigo cuatro metros por detrás de su rival, hubo de contentarse con reducir a tres centésimas el margen. Estados Unidos venció con 41.98, seguido de Jamaica con 42.01 y de Bélgica con 42.75.

La etíope Meseret Defar, campeona olímpica y plusmarquista mundial de 5.000 metros, se resarció con su victoria en Osaka de su derrota en el último Mundial y obligó a Kenia a empezar su triplete en el segundo puesto.

En una carrera muy cómoda para una atleta que ha batido este año el récord mundial con 14:16.63, Defar terminó en 14:57.91 por delante de las kenianas Vivian Cheruiyot (14:58.50), que también bajó este año de la plusmarca mundial anterior, y Priscah Jepleting Cherono (14:58.21).

A dos vueltas del final Defar marchaba cómodamente en cabeza del grupo, esperando la ofensiva keniana, pero fue aumentando la frecuencia de su zancada y en el 200 desató el esprint que le condujo a la victoria.

El checo Roman Sebrle, campeón olímpico y plusmarquista mundial de decatlón, consiguió su primer título mundial en una temporada que había comenzado con un susto, cuando el 20 de enero una jabalina le alcanzó en un hombro mientras se entrenaba en Sudáfrica.

Sebrle llegó a la última prueba, los 1.500, con 44 puntos de ventaja sobre Maurice Smith, campeón panamericano, cuyo fuerte son los lanzamientos, de modo que el checo, con 7.996 puntos hasta ahí, no pasó demasiados apuros cuando su principal adversario se fue por delante en la última vuelta de la carrera final.

El jamaicano, que acreditó 4:33.52 en los 1.500, sólo pudo recortar 12 puntos a Sebrle, que hizo 4:35.32 y obtuvo la victoria con 8.676 puntos, seguido de Smith con 8.644 y del ruso Dimitry Karpov con 8.586.

En pértiga, el estadounidense Brad Walker cambió la medalla de plata de Helsinki por la de oro en Osaka con una marca de 5,86 y menos fallos que el francés Romain Mesnil, segundo con igual marca.

Del podio de Helsinki sólo estaba hoy en la final Walker, subcampeón al aire libre y titular bajo techo. El campeón, el holandés Rens Blom, estaba lesionado.

En la final, ocho atletas superaron el listón en 5,81 y la criba decisiva se produjo en la altura siguiente, 5,86. Walker, saxofonista y skater aficionado, saltó a la primera y obligó al alemán Dany Ecker, que iba segundo y había fallado en su primer intento, a dejar los dos siguientes para atacar los 5,91 metros.

El francés Romain Mesnil ascendió al segundo puesto al superar los 5,86 y ahí se quedó porque ninguno más pudo con esa altura. El alemán Dany Ecker, que igualó en 5,81 con otros cinco finalistas, se llevó la medalla de bronce por mejor concurso.

El australiano Nathan Deakes, acostumbrado a recorrer 47 kilómetros diarios, consiguió su primera medalla de oro en grandes campeonatos al ganar la prueba de 50 bajo el calor de Osaka con un tiempo de 3h43:53 por delante del francés Yohan Diniz (3h44:22) y del italiano Alex Schwazer (3h44:38).

Deakes hizo su apuesta decisiva en el km.34 al dejar atrás a Diniz y enfrentarse en solitario a los últimos 15.000 metros cuando el termómetro marcaba 30 grados y la humedad ambiental se acercaba al 60 por ciento en el circuito de marcha.

El australiano, en posesión del récord del mundo oficial con un registro de 3h35:47, preparó en Italia el Mundial con sesiones intensivas, acumulando hasta 280 kilómetros por semana, prácticamente una prueba entera cada día, con uno de descanso.

La marcha larga no dio medalla a España, Odriozola sexto

El donostiarra Mikel Odriozola consiguió el mejor resultado de su vida en grandes campeonatos al terminar sexto en los 50 kilómetros marcha de los Mundiales de Osaka al cabo de una progresión sostenida desde el puesto 15 que ocupaba en el vigésimo kilómetro.

La victoria fue para el australiano Nathan Deakes, acostumbrado a recorrer 47 kilómetros diarios, que consiguió su primera medalla de oro en grandes campeonatos con un tiempo de 3h43:53 por delante del francés Yohan Diniz (3h44:22) y del italiano Alex Alex Schwazer (3h44:38).

Jesús Angel García Bragado, campeón mundial en Stuttgart 2003, cerró su octava participación en un Mundial descalificado, pese a haber adoptado desde el principio una táctica conservadora, mientras que el gallego Santi Pérez, protagonista fugaz en los primeros kilómetros, se retiró lesionado.

Deakes hizo su apuesta decisiva en el km.34 al dejar atrás a Diniz y enfrentarse en solitario a los últimos 15.000 metros cuando el termómetro marcaba 30 grados y la humedad ambiental se acercaba al 60 por ciento en el circuito de marcha.

El australiano, llorando de alegría tras alcanzar la meta, celebró su victoria junto a Diniz, mientras el italiano demostraba su enfado, pese a terminar tercero, arrojando airadamente al suelo su bote de líquido cuando cruzaba la línea de llegada.

Deakes, en posesión del récord del mundo oficial con un registro de 3h35:47, preparó en Italia el Mundial con sesiones intensivas, acumulando hasta 280 kilómetros por semana, prácticamente una prueba entera cada día, con uno de descanso.

La temperatura había bajado cuatro grados respecto a los días anteriores. El termómetro marcaba 27 en la salida, a las 7.00 horas, cuando tres atletas hicieron el primer movimiento: Deakes, el chino Chaohong Yu y el francés Yohan Diniz, campeón de Europa. Unos metros atrás les seguía Santi Pérez, que se emparejó con Yu y los dos juntos pasaron por el km. 5 en 23:36.

En el décimo mil (45:54) Yu, cuyo mejor resultado era un cuarto puesto en los Juegos Olímpicos de Atenas, estaba solo en cabeza. El español pasaba a 40 segundos, cerca del primer grupo y poco después fue alcanzado. Sus compañeros Mikel Odriozola y Jesús Angel García Bragado en los puestos 16 y 17 a más de tres minutos en el km. 15.

Rusia apareció cumplida la primera hora de marcha. Vladmir Kanaykin, de 22 años, ex campeón mundial júnior y descalificado en el mundial anterior, se llevó consigo a Deakes y al japonés Yuki Yamazaki, formando un trío en persecución del líder, cuya ventaja iba decreciendo.

Poco después del km.20, por el que Yu pasó en 1h31:30, el trío del que tiraba Kanaykin alcanzó al chino, que se quedó atrás al cabo de unos minutos y terminó descalificado. Santi Pérez estaba sexto a 1:30; Odriozola decimoquinto a 3:03 y García Bragado, el más precavido de los españoles, decimosexto a 3:48. Santi Pérez se detuvo, cojeando y con dos avisos, en el km.23.

Mediada la prueba, el trío de cabeza pasó con un parcial de 1h53:35. Odriozola había progresado, decimotercero a 4:22, y García Bragado, con dos cartulinas amarillas, iba decimoquinto a 4:37.

Kanaykin no obtuvo ningún relevo de sus compañeros. Juntos pasaron el km.30 en 2h15:39, a un ritmo medio de 4:30 el mil, pero unos segundos después de les unió Diniz. El francés los dejó atrás inmediatamente. Sólo Deakes salió en su busca. Odriozola pasó undécimo a 5:40 y García Bragado ya había sido descalificado.

El ruso empezó a acusar su derroche anterior y fue adelantado por el japonés Yuki Yamazaki, que soñaba con dar al país anfitrión la primera medalla en sus Mundiales, pero el carabinero italiano Alex Schwazer, ex jugador de hockey sobre hielo y ex ciclista, empezaba a recoger cadáveres, como en Helsinki'05, donde terminó tercero.

Por el kilómetro 40, donde "empieza" la prueba según los más veteranos, con 30 grados y 55 por ciento de humedad, Deakes pasó en 2h59:06 con 39 segundos sobre Diniz. El infierno de los diez últimos kilómetros no cambió, esta vez, las posiciones de cabeza, mientras por detrás Mikel Odriozola seguía adelantando hasta terminar sexto, con derecho a 6.000 dólares de premio.

La marcha larga no añadió, por tanto, ninguna medalla más a España, que antes había ganado una de plata con Paquillo Fernández y otra de bronce con María Vasco, ambas en 20 kilómetros.

El castellonense Agustín Félix, el otro atleta español que competía en la penúltima jornada de los campeonatos, cerró su actuación en el decatlón con un decimoséptimo puesto sin lograr el objetivo que se había marcado de superar aquí los 8.000 puntos, "porque sin esa marca no eres nadie", había explicado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha