eldiario.es

Menú

El Vecindario, proa al marisco

EL CONJUNTO BLANQUINEGRO NO REACCIONA Y PRÁCTICAMENTE ESTÁ CONDENADO A DESCENDER

- PUBLICIDAD -

La Unión Deportiva Vecindario cosechó el pasado sábado, frente a la Unión Deportiva Las Palmas (3-1), una derrota que supone un nuevo revés en su carrera contrarreloj por la permanencia y que prácticamente le desahucia a regresar a Segunda B.

El equipo de Castro Santos, que sigue negado fuera de casa, donde, salvando dos empates todo lo demás son derrotas, no dio la cara en el derbi grancanario y volvió a padecer los viejos males que están marcando su caminar en la categoría: fragilidad defensiva y una ineficacia ofensiva lastimosa.

Pese a que la historia ante el rival vecino estaba de su parte (hasta el sábado se había impuesto en cuatro de los cinco precedentes ligueros), el Vecindario no dio síntomas de reacción y, para colmo, ya estaba sentenciado en los primeros minutos de partido.

Esta derrota, tercera consecutiva desde que hace un mes lograra su último triunfo ante el Albacete, le deja, a expensas de los resultados que completen la jornada, a una distancia enorme de los puestos de salvación y, aunque las posibilidades matemática aún le otorgan una mínima esperanza, con la cuenta atrás activada para certificar su descenso.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha