eldiario.es

Menú

La confianza da asco

HISTORIAS POST-DERBI

- PUBLICIDAD -

Llegué temprano al Estadio de Gran Canaria con una enorme ilusión y, cuando entro, al primero que me tropiezo es a José Juan Gutierrez Déniz. Para los más jóvenes Gutierrez Déniz no les dice nada, incluso a los que peinan canas como el que suscribe tampoco mucho, pero si les digo que José Juan fue el delantero centro de aquella vanguardia formada por León, Gilberto II, José Juan, Germán y Gilberto I, ya habrán caido de qué José Juan les hablo.

Son las tres y media, más o menos del sábado, y con José Juan pego la hebra hablando de cosas de su época como jugador, cuando la Unión Deportiva llegó a conquistar el subcampeonato de Liga en la temporada 1968/69, con Luis Molowny de entrenador, y nos quitaron la Liga en un partido en el Bernabéu, en el cual el árbitro vizcaino Zariquiegui se puso de jugador número doce blanco y le sirvió la victoria a los merengues. Con José Juan rememoramos viejos tiempos del Tenerife y de la Unión Deportiva, y de repente me dice que nos acerquemos a la balconada del Estadio de Gran Canaria, y le sigo sin rechistar, y veo que llegan las guaguas con los aficionados chicharreros. "Es que mi hija viene en una de esas guaguas, es del Tenerife pero tiene partido el corazón entre loz azules y los amarillos".

Me tropiezo también con Alberto Molina, que es un canarión afincado en Santa Cruz, y que salió del Aficionado de la Unión Deportiva para fichar por el Club Deportivo Tenerife, porque aquí con Tonono y Castellano no tenía sitio para ser titular. También vinieron a ver el partido Martín Marrero, que lo vio con su cuñado Paco Castellano, Gilberto II, Gilberto I, Chinea, Jorge, todos chicharreros y canariones que defendieron las dos camiseta canarias con orgullo y profesionalidad. Pasé un buen rato preliminar, y luego vinieron las anguastias.

La confianza da asco es un título que se me ocurrió compartiendo los comentarios en CANARIAS AHORA RADIO con Paqui, un ex jugador de la Unión Deportiva de época más reciente, y que ahora es un aruquense naturalizado, y que seguro que con el tiempo le van a dar el título de Hijo Predilecto de Arucas. Paqui decía con respecto a la actuación del Tenerife y de la Unión Deportiva, que el equipo amarillo no estaba haciendo respetar su casa. "La Unión Deportiva tiene que poner sus normas en el Estadio de Gran Canaria, jugar con más agresividad, y a por ellos, ponerlos contra las cuerdas, en mi casa las normas las pongo yo, y el Tenerife se le está subiendo a las barbas al equipillo". Toda una gran razón. La confianza da asco, y el Tenerife se tomó muchas confianzas con la Unión Deportiva, y aunque es cierto que nos quitaron un gol, que al final se pudo haber empatado, en el cómputo general ganó la confianza que el Tenerife se tomó con el equipillo de mis amores. Y me vine para Las Canteras algo compungido, qué quieren, es la pura verdad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha